image16

Flujo vaginal acuoso: ¿un síntoma normal o una señal temprana de alguna enfermedad?

Aunque este tipo de secreción puede no causar tanto pánico como una que sea de color verdoso, el flujo vaginal acuoso puede causar un montón de problemas, como la exposición constante de la piel a la humedad y la abrasión. Además, en las mujeres con procesos patológicos, dichas secreciones pueden tener mal olor, que no se puede ocultar con almohadillas perfumadas o una higiene genital fortalecida.

image16El olor y la presencia de impurezas en el flujo vaginal acuoso son los síntomas más comunes de la presencia de alguna enfermedad. Muchas mujeres cometen el error de no acudir al médico simplemente porque no quieren molestar al doctor con esta cuestión, que consideran de menor importancia, mientras tanto la patología va tomando fuerzas. Por lo tanto, es necesario distinguir bien el momento en que una secreción vaginal acuosa puede ser considerada normal y cuando se trata de un síntoma de enfermedad.

Secreción vaginal acuosa en las adolescentes

En promedio, las niñas comienzan la pubertad a los 10 u 11 años. Es durante este período que aparece el primer flujo vaginal, que es a menudo escaso y se asemeja a la consistencia de la clara de huevo. La liberación significativa de estrógeno que se produce en la sangre de una adolescente puede causar secreciones acuosas abundantes, pero debido al “remolino” que experimentan las hormonas en la adolescencia, estas se consideran un fenómeno normal.

Secreción vaginal acuosa durante un ciclo menstrual

La regulación hormonal del cuerpo femenino es extremadamente compleja. Durante un período de 21 a 35 días, el cuerpo se somete a una especie de preparación para la fertilización. Antes de la ovulación, se intensifica el crecimiento y desarrollo de los folículos que forman el óvulo, aportándole nutrientes y disposición para fusionarse con una célula de esperma. Durante este período la secreción vaginal es generalmente escasa y viscosa, y el cuello del útero se sella para prevenir infecciones en la cavidad diseñada para que crezca un bebé.

La secreción de hormonas cambia con la liberación del óvulo en la trompa de Falopio, el tapón mucoso del cuello uterino se suaviza para que el esperma pueda pasar libremente a través del canal cervical. El flujo vaginal en esa etapa suele ser abundante y su naturaleza acuosa puede ser normal.

Después de unos días “difíciles” de ovulación, el flujo vuelve a tomar una textura espesa. Antes de que ocurra la menstruación, el útero se prepara activamente para la concepción, una nueva capa de células impregnada de pequeños vasos sanguíneos aparece en la cavidad uterina, mientras que una gran cantidad de líquido se acumula en las paredes del útero. Sin embargo, al no haber fecundación alguna, el óvulo muere y el revestimiento se desprende. La inflamación de las paredes uterinas puede ser la causa de las descargas vaginales acuosas que ocurren antes del inicio de la menstruación.

Enfermedades de las cuales una secreción vaginal acuosa puede ser un síntoma

Si la secreción vaginal permanece acuosa, independientemente de la fase del ciclo menstrual en particular, tiene un olor nauseabundo, presenta una mezcla de coágulos de sangre o pus, entonces hay alta posibilidad de la existencia de procesos patológicos. Necesita con urgencia visitar a un médico para obetener su diagnóstico y tratamiento.

Vaginosis bacteriana

Esta es una enfermedad asociada con un desequilibrio de la microflora vaginal. En tales circunstancias, hay una rápida reproducción de las bacterias Gardnerella, cuya actividad causa un desagradable olor semejante al pescado en mal estado.

La secreción causada por la vaginosis bacteriana a menudo causa irritación de las membranas mucosas, picazón y la micción se acompaña de una sensación de ardor. Cuando se activan los procesos inmunes, el flujo vaginal se vuelve más espeso.