Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Flujo vaginal claro durante el embarazo: lo que una mujer embarazada debe saber

Cuando existe la sospecha de embarazo muchas mujeres solo se concentran en los posibles síntomas típicos, por ejemplo la sensibilidad en los senos, la necesidad frecuente de orinar, las náuseas matutinas y la repulsión a ciertos alimentos. Pero hay otros signos que nos pueden ayudar a confirmar dichas sospechas, específicamente los cambios en el flujo vaginal.

PUBLICIDAD

Cuando la mujer queda embarazada es muy frecuente que ocurra un aumento considerable del flujo claro, no tan transparente, sino blanquecino. Es una señal temprana que suele comenzar aproximadamente dos semanas después de la concepción. (Ver: ¿Puedo haber quedado embarazada?)

Hoy estaremos hablando sobre el flujo vaginal claro en el embarazo. Responderemos preguntas relacionadas que nos han hecho muchas de ustedes: ¿Este flujo claro se considera normal durante el embarazo? ¿Puede ser una señal de algo más serio?

PUBLICIDAD

Flujo claro o blanco: ¿puede ser una señal de embarazo?

Los niveles de estrógeno y progesterona influyen directamente sobre el color, la consistencia y la cantidad de flujo vaginal. Mientras más estrógeno y progesterona haya en tu cuerpo, mayor será la cantidad de moco vaginal que produces. Al quedar embarazada, estos niveles aumentan dramáticamente, lo que resulta en una secreción clara muy abundante, un fenómeno conocido como leucorrea” o “flujo blanco“. Esto normalmente ocurre desde el principio del embarazo, muchas veces durante la segunda semana. Incluso muchas mujeres reportan grandes cantidades de secreción vaginal blanquecina en lugar de su período.

Depression during pregnancyFlujo vaginal claro durante el embarazo: segundo y tercer trimestres

Una vez que tu embarazo llega al segundo trimestre, puedes experimentar mucho más flujo de lo normal. Esto ocurre debido a un mayor aumento en los niveles de estrógenos. Por más desagradable e incómodo que sea, este flujo vaginal tiene una función de limpieza importante en tu vagina, manteniéndola limpia y saludable. Además ayuda a prevenir que las bacterias viajen hacia el útero y causen alguna infección. Tu cuerpo es extremadamente vulnerable a las infecciones por Cándida y la vaginosis bacteriana durante el embarazo, nunca debes tratar de eliminar la leucorrea. (Ver: ¿Por qué la candidiasis es más recurrente durante el embarazo?)

Durante los últimos tres meses de embarazo la cantidad de flujo claro sigue aumentando, ya que el parto está más cerca. El cuello uterino se dilata a medida que el cuerpo se prepara para el parto. En particular, habrá mucho flujo blanco saliendo de la vagina una vez que comience la liberación del tapón mucoso. Este puede ser claro, ligeramente rosado o teñido de sangre, con una consistencia que va desde viscosa hasta elástica.

Si la mujer observa una gran cantidad de secreción acuosa saliendo a borbotones de su vagina, esto puede indicar que la fuente acaba de romperse; lo mejor es que acuda rápidamente al hospital porque el trabajo de parto puede estar a punto de iniciar.

Flujo vaginal claro durante el embarazo: ¿puedo tener una infección?

Tu cuerpo es muy propenso a las infecciones durante el embarazo; existe la posibilidad de que las secreciones vaginales anormales se deban a una infección. Si notas mal olor vaginal a pescado, o hay algún síntoma como picazón, enrojecimiento, hinchazón, ardor al orinar o dolor abdominal bajo, debes buscar atención médica de inmediato.

La mayoría de las veces el flujo anormal durante el embarazo es causado por la candidiasis o la vaginosis bacteriana, y en algunos casos es causado por la tricomoniasis u otras enfermedades de transmisión sexual. Casi todas estas condiciones causan flujo muy blanco, gris, amarillo o verdoso. Tenlo en cuenta!

¿Hay algo que pueda hacer para controlar el exceso de flujo claro en el embarazo?

Cuando ese flujo es causado por el propio embarazo y no por una infección, no hay mucho qué hacer para controlar su cantidad. La mejor medida para controlar la leucorrea es tratar de absorber el exceso de humedad para mantener la vagina fresca y limpia. Puedes cambiarte frecuentemente de ropa interior, pero lo mejor es que uses protectores o almohadillas sin olor en esos momentos en que la descarga es muy intensa. También puedes enjuagarte con agua, pero solo de vez en cuando. Asegúrate de evitar el uso de tampones y de la ropa interior que no es de algodón.

Como regla general, sigue siempre las indicaciones de tu médico y nunca trates de auto-medicarte si sopechas que tienes una infección vaginal.

Lectura recomendada: Preguntas resueltas sobre el flujo vaginal en el embarazo;   ¿El flujo blanco y espeso es un síntoma de embarazo?;   Cuestiones sobre el flujo vaginal en el embarazo;   El flujo vaginal a principios del embarazo: 4 tipos principales de secreciones patológicas;   Infecciones vaginales durante el embarazo;   ¿Puede una infección por hongos dañar el embarazo?

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD