Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Comprendiendo los misterios de la eyaculación femenina

La eyaculación femenina es un aspecto de la salud sexual de las mujeres que a menudo está envuelto en el misterio. Un reciente análisis de la investigación existente ofrece nuevas pistas.

La eyaculación femenina (EF), es la expulsión de fluido de la uretra durante la excitación sexual o el orgasmo de la mujer, es un aspecto de la salud sexual femenina que aún es poco conocido, sin embargo es un fenómeno que ha sido ampliamente documentado desde hace muchos años, aunque aún está rodeado de controversia científica. Algunas mujeres encuentran la EF intensamente placentera, mientras que otras pueden encontrarla algo embarazoso e indeseable. Otras mujeres pueden esforzarse por experimentar la EF para aumentar su placer sexual, sólo para sentir frustración si son físicamente incapaces. Un resumen reciente de la investigación sobre eyaculación femenina, publicado en el Journal of Sexual Medicine arroja algo de luz sobre este tema poco comprendido.

orgasmo_femenino1Función biológica de la eyaculación femenina

Se estima que entre el 10 y 54% de las mujeres experimentan algún tipo de expulsión de líquido con la excitación sexual y el orgasmo. No se entiende bien el por qué algunas mujeres experimentan la eyaculación femenina, mientras que otras no lo hacen. Algunos investigadores creen que el orgasmo femenino (y por extensión, la eyaculación femenina) existe como una adaptación evolutiva. En otras palabras, tal vez las mujeres tienen la capacidad de eyacular porque los cuerpos de los hombres necesitan este mecanismo para la reproducción, y por lo tanto existe la capacidad en los órganos de ambos sexos, y sirven para diferentes funciones en cada uno (al igual que los hombres tienen pezones, a pesar de que no los necesitan amamantar a los niños). Se cree que este liquido es producido por la próstata femenina (también conocida como Glándulas de Skene, glándulas para uretrales o punto G), una estructura similar a la próstata masculina, que produce fluidos seminales masculinos (semen). También es posible que la eyaculación femenina elimine bacterias extranjeras de la uretra, en la prevención de infecciones del tracto urinario relacionadas con el coito.

Otros fluidos vaginales confundidos con la eyaculación femenina

Algunas mujeres que experimentan la expulsión de fluidos durante las relaciones sexuales pueden temer que se están orinando accidentalmente durante el sexo. Sin embargo, la verdadera eyaculación femenina es distinta de la micción en su mecanismo físico, por lo cual los fluidos liberados y la composición química de los fluidos no tiene nada que ver con la orina.

Hay varias maneras en que pueden ser expulsados fluidos vaginales ​​durante las actividades sexuales:

Lubricación vaginal. La lubricación vaginal es un líquido viscoso y resbaladizo normalmente secretado por las paredes vaginales durante la excitación. Este lubricante natural ayuda a aliviar la penetración y reduce la irritación y el daño a los tejidos genitales durante el coito. Algunas mujeres pueden producir un gran volumen de lubricante natural, que puede salirse de la vagina durante el coito o las contracciones orgásmicas, pero esto no se considera una forma de eyaculación femenina.

Incontinencia urinaria. Como se mencionó anteriormente, la incontinencia urinaria (IU) durante la penetración o el orgasmo puede ser una posible explicación para la expulsión de fluido de la uretra. Puede ser causada por la debilidad de los músculos del piso pélvico, o la sobre estimulación de la vejiga. Se estima que el 20-45% de las mujeres sufren de IU en su vida, y de este grupo, hasta un 66% puede experimentar UI provocada por la excitación o el coito. Esto puede ser una preocupación mayor para las mujeres que son pos menopáusicas o que han dado a luz por vía vaginal. La realización regular de los  ejercicios conocidos como “ejercicios de Kegel”, para tonificar los músculos del suelo pélvico, puede ayudar a prevenir la incontinencia.

Definición clínica de la eyaculación femenina

Clínicamente hablando, la “eyaculación femenina” describe específicamente la expulsión de una pequeña cantidad de fluido blanco, como semen, de la uretra durante la excitación o el orgasmo. Este fluido es distinto de la orina y es producido por las glándulas de la próstata femenina, una estructura que se cree que está presente en la pared anterior de la vagina en al menos el 50% de las mujeres.

La estimulación de la próstata femenina (a veces llamado el “punto G”) a través de la pared vaginal durante la actividad sexual puede inducir la eyaculación femenina.

Chorros o borbotones

El fenómeno de los “chorros” o “borbotones” es ligeramente diferente de la eyaculación femenina que se ha descrito anteriormente. Estas expresiones se refieren a la expulsión de un mayor volumen de líquidos claros (distintos de los fluidos prostáticos lechosos) durante la excitación o el orgasmo. Se cree que está diluido, cambiado químicamente la orina desde la vejiga. Aunque estos fluidos son liberados de la vejiga, este fenómeno es distinto de la incontinencia urinaria.

Abrazando la eyaculación femenina

La eyaculación femenina es una respuesta sexual perfectamente normal y saludable, y no debe ser percibida como una fuente de vergüenza. Por el contrario, la eyaculación femenina no es un requisito para lograr el placer sexual o el orgasmo. No todas las mujeres son fisiológicamente capaces de experimentarla, y esto también es perfectamente normal. Las mujeres que tienen la experiencia de la eyaculación, pueden llegar a estar cómodas con este fenómeno al investigar sobre el tema por su cuenta, discutirlo con su pareja sexual (s), su ginecólogo, o educador de salud sexual. Es importante que las parejas sexuales de estas mujeres se sientan cómodos y bien informados sobre la eyaculación femenina (o falta de ella) también.

Las personas que estén interesadas en la exploración de la eyaculación femenina, como parte de sus actividades sexuales pueden consultar otros libros y artículos sobre el tema, practicar para tonificar sus músculos del suelo pélvico con ejercicios de Kegel, así como experimentar con juguetes, posiciones sexuales, y técnicas y manuales que estimulan la pared frontal de la vagina, lo que puede ayudar a inducir la eyaculación.