Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

5 Consejos para controlar el flujo vaginal claro y grueso

Uno de los problemas más embarazosos que enfrentan las mujeres, relacionados con el flujo vaginal, es la secreción clara, gruesa y excesiva. Ya sea porque estás embarazada o acabas de ovular, la cantidad de moco vaginal que experimentas es probablemente mucho más abundante de lo normal, capaz de empapar tu ropa interior y crear sensaciones de humedad y viscosidad en la vulva. Lo que es peor, la cantidad excesiva de descarga puede causar un fuerte olor almizclado, perceptible para los que te rodean.

PUBLICIDAD

Entonces, ¿Cómo puedes hacerle frente a la secreción vaginal clara y gruesa? A continuación se describen algunos consejos de higiene que ayudarán a mantenerte limpia y fresca todo el día.

La limpieza de tu zona íntima

PUBLICIDAD

Antes de utilizar un sinnúmero de productos de higiene con el fin de eliminar tanta descarga, debes tomarte el tiempo y entender que estos no son beneficiosos para ti, sino todo lo contrario. Sigue estos consejos básicos y verás mejores resultados para tu salud vaginal:

flujo vaginal , sangrado vaginal1. Utiliza solo agua para lavar tu zona íntima cada día: A diferencia de casi todos los productos de higiene femenina, el agua no afecta el medio ambiente vaginal, ni contiene productos químicos agresivos que puedan irritar la piel. Si lo deseas puedes usar un jabón suave sin perfume de vez en cuando, pero mantente alejada de los desodorantes y perfumes vaginales.

2. Evita los tampones y protectores diarios: Cuando tienes que lidiar con una descarga abundante y viscosa que traspasa tu ropa interior, la mejor solución parece ser el uso de tampones o protectores diarios. Pero al igual que los productos de higiene, ambos pueden alterar el pH de la vagina mediante la eliminación de las bacterias buenas en tu flora bacteriana, y causar la vaginosis bacteriana o una infección por levaduras. Evítalos a toda costa y en su lugar utiliza sólo toallas sanitarias.

3. Elige la ropa interior de algodón cómoda: Debes evitar los tejidos sintéticos y ajustados porque crean un medio favorable para el desarrollo de bacterias y hongos. Usa ropa interior de algodón holgada para mantener tu zona íntima ventilada y saludable.

4. Evita colocar objetos extraños en el interior de la vagina: Durante el último día del período, es fácil olvidarse de un tampón en el interior de la vagina. Cuando eso ocurre el tampón empieza a pudrirse, causando infección y secreciones anormales. Lo mismo ocurre con otros objetos extraños, como condones, que deben ser extraídos lo más pronto posible para evitar infecciones bacterianas graves.

5. Opta por los días “desnudos”: ¿Sabías que no usar ropa interior puede ayudar a prevenir las infecciones bacterianas? Aunque no puedes salir sin ropa interior, puedes intentar quedarte sin ella en el interior de la casa. La sensación será muy agradable y te darás cuenta de que ya no habrá ningún mal olor. Esto previene la sudoración en la zona vaginal, por lo que te sentirás más cómoda y fresca.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD