Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

¿Cuál es la diferencia entre el líquido amniótico y la leucorrea?

Comparar el líquido amniótico y la leucorrea es como comparar manzanas y naranjas. Aparte del hecho de que ambos son secretados por la vagina, no tienen mucho en común.

PUBLICIDAD

“Leucorrea” puede sonar aterrador y muy científico, pero en realidad es sólo una palabra elegante para el flujo vaginal. Cuando te quedas embarazada, tu  su cuerpo queda sometido a una gran cantidad de cambios, y uno no de los primeros es un cambio en tu flujo vaginal normal. Durante el embarazo, tu descarga será una sustancia blanca fina, lechosa y ligeramente olorosa. Esta sustancia, llamada leucorrea, es completamente normal y no es motivo de preocupación. No tienes que consultar a tu médico a menos que sea de olor fuerte, y de color verde o amarillo o si tu área vaginal se vuelve de color rojo y con comezón e irritación. Estos podrían ser síntomas de una infección por hongos o una ETS.

embarazadaEl líquido amniótico, por otro lado, es muy diferente. La pérdida de líquido amniótico es motivo de preocupación, ya que es una parte crucial del sistema que apoya y protege al niño en desarrollo. Tu cuerpo comienza a producir líquido amniótico poco después de que se forma el saco amniótico, a sólo dos semanas de la concepción. El saco amniótico es lo que tu bebé va a llamar “casa” por los próximos ocho meses y medio.

Este líquido se inicia como el agua proporcionada por la madre y con el tiempo se convierte en orina fetal, en una veintena de semanas. Durante el primer trimestre, la función principal del líquido amniótico es ayudar al bebé en crecimiento a desplazarse dentro de la matriz. El feto, literalmente, “nada” en el líquido, lo que le ayuda a construir sus músculos. Durante el segundo trimestre, el bebé comenzará realmente a respirar y tragar líquido amniótico para ayudar a sus diminutos pulmones a crecer y madurar.

En su apogeo, alrededor de la semana 35, todo un litro de líquido amniótico debe estar presente. Este líquido es de lo que la gente habla cuando dicen “rompí aguas”. El saco que ha funcionado para proteger a al bebé se rompe y el agua sale, en este momento y hasta el inminente nacimiento, el cordón umbilical se convierte en el único medio de apoyo de tu bebé.

Sin embargo, el saco amniótico a veces se puede romper o perder su hermeticidad antes de entrar en trabajo de parto. Puede ocurrir como un torrente repentino de líquido o un goteo lento y constante de líquido. No vas a confundir el líquido amniótico con la leucorrea. De hecho, es más probable que lo confundas con orina. El útero, que es actualmente el hogar de tu pequeño paquete de alegría, se apoya directamente en la parte superior de la vejiga, lo que puede causar que a una mujer embarazada se le escape la orina. En este caso, puede ser difícil distinguir entre la orina y el líquido amniótico.

Una manera de averiguar si estás, de hecho, filtrando el líquido amniótico es por el olor. El líquido amniótico es una sustancia transparente y sin olor, mientras que la orina, como todos sabemos, puede tener un olor distintivo y normalmente al menos un toque de color. Si el líquido no parece ser orina, es importante que consultes a tu médico. Hasta que tu médico pueda reunirse contigo, no tengas relaciones sexuales ni uses tampones. Evita cualquier cosa que pueda causar que una bacteria entre al canal vaginal. Un líquido que no parece ser orina o líquido amniótico, como una sustancia verde o maloliente, es causa de preocupación, ya que podría ser un signo de infección.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD