Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Dolor pélvico en las mujeres

La pelvis es la parte más baja del abdomen. Los órganos pélvicos incluyen el intestino, la vejiga, el útero y los ovarios. El dolor pélvico generalmente se asocia con un dolor que ha comenzado en uno de estos órganos, pero en algunos casos el malestar también puede provenir de los huesos, los músculos, nervios, vasos sanguíneos o articulaciones cercanas.

PUBLICIDAD

El dolor pélvico puede ser agudo o crónico; agudo se refiere al dolor que aparece por primera vez, y  crónico significa que el dolor ha estado presente por mucho tiempo o más de seis meses. Este es un síntoma que puede presentarse tanto en mujeres como en hombres, pero es más común entre las mujeres.

¿Cuáles son las causas del dolor pélvico?

Dolor pélvico en el embarazo

PUBLICIDAD

Aborto espontáneo: Los síntomas habituales del aborto espontáneo son el sangrado vaginal, calambres pélvicos y dolor en la parte inferior del abdomen. También se puede presentar la salida de tejidos desde la vagina, mayormente en forma de coágulos.

Embarazo ectópico: Un embarazo ectópico es el embarazo que intenta desarrollarse fuera del útero. Ocurre en aproximadamente 1 de cada 100 embarazos. Los síntomas usuales incluyen dolor severo en uno de los lados de la pelvis, que puede desarrollarse bruscamente o empeorar a lo largo de varios días, así como sangrado vaginal de color más oscuro que el sangrado de un período.

Ruptura del quiste del cuerpo lúteo: El cuerpo lúteo crea hormonas que ayudan a mantener el embarazo hasta que otros órganos, como la placenta, comiencen a funcionar. Esta estructura se forma después de la liberación del óvulo en la ovulación. En ocasiones puede tornarse demasiado hinchado y finalmente estalla, causando dolor agudo en un lado de la pelvis. Si una mujer tiene dolor pélvico en las primeras 12 semanas de su embarazo, debe consultar a su médico.

Trabajo de parto: El parto normalmente comienza después de 37 semanas completas de embarazo. En este punto es normal sentir tensión en el bajo vientre, la cual va aumentando y se va tornando cada vez más fuerte. También ocurre la salida del tapón mucoso desde el cuello uterino y se libera el líquido que rodea al bebé. Si la embarazada comienza a experimentar alguno o varios de estos síntomas, y además tiene dolores pélvicos que vienen y van en un patrón regular, debe ponerse en contacto con su médico inmediatamente.

Desprendimiento placentario: En casos poco frecuentes, la placenta puede separarse de la pared uterina. Antes de las 24 semanas de embarazo esto resulta en un aborto involuntario; sin embargo después de 24 semanas se denomina desprendimiento de placenta. Se considera una emergencia porque el bebé depende de la placenta para alimentarse y recibir oxígeno. Sin la placenta, el bebé muere. En esos casos se realiza una cesárea de emergencia para evitar complicaciones.

Dolor pélvico por causas ginecológicas

Ovulación: Algunas mujeres desarrollan un dolor agudo durante la ovulación. Este dolor puede aparecer en un lado diferente cada mes, dependiendo de qué ovario libera el óvulo. Suele durar unas pocas horas, pero en algunas mujeres es un dolor más intenso, duradero, incluso acompañado de inflamación.

Dolores durante el período (dismenorrea): La mayoría de las mujeres tienen algún nivel de dolor durante sus períodos. El dolor suele ser leve pero, en aproximadamente 1 de cada 10 mujeres, el dolor es lo suficientemente grave como para afectar sus actividades cotidianas.

Enfermedad inflamatoria pélvica (EIP): Esta es una condición causada por el paso de gérmenes infecciosos (bacterias) hacia el cuello uterino, útero y trompas de Falopio. La mayoría de los casos son causados ​​por clamidia o gonorrea. Los síntomas de EIP incluyen dolor en la parte inferior del abdomen, fiebre, sangrado vaginal y secreción vaginal anormal.

Ruptura o torsión de un quiste ovárico: Un quiste ovárico es un saco lleno de líquido que se desarrolla en un ovario. La mayoría de los quistes ováricos no son cancerosos (benignos) y no causan síntomas. Pero algunos causan problemas como dolor y sangrado irregular. El dolor suele ocurrir cuando el quiste se ha roto o se ha torcido.

Cambios degenerativos en un fibroma: Los fibromas son crecimientos no cancerosos que pueden desarrollarse en el útero. Son comunes y pueden causar períodos abundantes, hinchazón abdominal y problemas urinarios. Hay casos en los que el fibroma comienza a encogerse (degenerar), y esto puede resultar muy doloroso.

Endometriosis: Esta es una condición comúnmente diagnosticada en mujeres jóvenes, alrededor de los treinta años. Suele causar dolor pélvico en los días cercanos al período y durante las relaciones sexuales. Una de las complicaciones más serias de la endometriosis es el riesgo de infertilidad.

Dolor pélvico crónico: El dolor pélvico crónico es un problema común. A veces se encuentra la causa, pero en muchos casos no existe una causa obvia. Algunas mujeres nunca reciben un diagnóstico específico que explique su dolor. Si no se puede encontrar una causa, el tratamiento se centrará en controlar el dolor. Mantener un diario de síntomas es muy útil en esos casos, ya que podría identificarse un patrón que apunte hacia posibles desencadenantes. La depresión, estrés crónico y los antecedentes de abuso sexual o físico aumentan el riesgo de desarrollar dolor pélvico crónico.

Dolor pélvico por problemas del intestino o de la vejiga

Apendicitis: La apendicitis o inflamación del apéndice es muy común. Los síntomas típicos incluyen dolor abdominal y vómitos, que empeoran gradualmente durante 6-24 horas. La apendicitis debe solucionarse rápidamente mediante una cirugía de emergencia, antes que pueda estallar. La rotura del apéndice es una situación grave.

Síndrome del intestino irritable (SII): El SII es un trastorno intestinal común. Los síntomas, que tienden a aparecer y desaparecer, pueden ser bastante variables e incluyen dolor abdominal, hinchazón, episodios de diarrea y / o estreñimiento.

Cistitis: Se trata de una infección urinaria en la vejiga, muy común entre las mujeres, que causa dificultad/dolor al orinar. Un tratamiento corto de antibióticos suele ser suficiente para aliviar el problema. Si la persona tiene síntomas de cistitis pero no hay signos de infección en las pruebas de orina, es posible que tenga cistitis intersticial. Esta es una condición poco común, donde las paredes de la vejiga están inflamadas. Es una causa de dolor pélvico a largo plazo. En esos casos la enfermedad se denomina “síndrome de vejiga dolorosa”.

Hernia estrangulada: Este tipo de hernia suele ocurrir debido a una debilidad en la pared del abdomen. Básicamente cuando existe una hernia, los órganos y tejidos abdominales pueden empujar a través de ella, creándose un bulto o área de hinchazón debajo de la piel. Las hernias estranguladas suelen ocurrir cuando parte del intestino ha logrado pasar a través de la hernia y se queda atrapado. Esto puede cortar el suministro de sangre hacia dicha porción del intestino y provocar dolor severo.

Dolor pévico por causas musculares y óseas

Los problemas en la parte baja de la espalda, en los huesos de la pelvis y las articulaciones cercanas, como las articulaciones de la cadera, pueden causar dolor pélvico.

¿Qué debo hacer si tengo dolor pélvico?

Si estás segura de la causa de tu dolor pélvico, por ejemplo si se debe al período menstrual o a la ovulación, puedes aliviarlo tomando un analgésico/antinflamatorio, haciendo un poco de reposo, colocando una bolsa de agua caliente en tu vientre, etc.

Pero si no estás segura de la causa o si el dolor es grave, debes consultar a un médico. En particular, algunas causas son emergencias, por ejemplo, el embarazo ectópico y la apendicitis. Busca ayuda médica urgente si sospechas de esto.

¿Cómo se diagnostica la causa del dolor pélvico?

Generalmente el médico comienza haciendo algunas preguntas y el examen físico de la paciente. Teniendo en cuenta las posibles sospechas, entonces se indican algunas pruebas o exámenes en caso de ser necesario.

Por ejemplo la infección en la orina es una causa muy común de dolor pélvico, por tanto el médico puede solicitar una muestra de orina. Así mismo se puede indicar una prueba de embarazo, una ecografía si se sospecha de aborto espontáneo o embarazo ectópico, una exploración transvaginal para diagnosticar problemas como quistes ováricos y fibromas, una laparoscopia, entre otras pruebas.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD