Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Cómo hacer ejercicios después de una histerectomía

La histerectomía es la extirpación quirúrgica del útero, ya sea parcial o total. Después de someterse a un procedimiento como este, es normal que la mujer se pregunte si puede hacer ejercicios o no. Cuando se realiza una histerectomía, la paciente suele permanecer 1, 2 o más días en el hospital, dependiendo de la causa por la que se haya hecho la cirugía. De forma general la recuperación de una histerectomía requiere seguir ciertas medidas de cuidado durante seis semanas, por ejemplo descansar, evitar los baños en la bañera, no tener relaciones sexuales ni levantar cualquier peso por encima de 5 libras. Pero, ¿qué hay del ejercicio físico? ¿Cómo puedes hacer ejercicios después de esta cirugía?

PUBLICIDAD

Ejercicios después de una histerectomía

Después de una histerectomía no puedes comenzar haciendo un ejercicio vigoroso, sino ejercicios ligeros para no crear tensión en el abdomen. La tensión abdominal puede conducir a lesiones internas y sangrado en los tejidos que están en proceso de cicatrización. Sin embargo, una vez que tu médico lo indique, ya podrás comenzar a caminar y realizar ejercicios ligeros. Realizar una ejercitación adecuada puede acelerar la recuperación después de la histerectomía y ayudarte a volver a tu rutina normal de forma más rápida. Por otra parte, el ejercicio puede aumentar tu inmunidad, mejorar tu estado de ánimo, aliviar la tensión muscular y el dolor, fortalecer los músculos de la espalda y el estómago, mejorar el control del peso y propiciarte una mejor sueño. 

Sin embargo, es muy importante que escuches a tu cuerpo y no pases por alto las señales que te va dando. Si sientes cualquier dolor o malestar en la zona abdominal, debes suspender el ejercicio de inmediato y consultar a tu doctor. No debes trotar, levantar peso, realizar sentadillas ni participar en actividades que impliquen esfuerzo o respiraciones profundas. También debes evitar las tareas domésticas que requieran fuerza o mucho movimiento.

PUBLICIDAD

A continuación te mostramos un resumen sobre cómo hacer ejercicios después de la histerectomía, de forma responsable y segura. Teniendo en cuenta que cada caso puede tener sus particularidades, no se aconseja realizar ninguno de estos ejercicios sin antes obtener el consentimiento del médico.

Estiramientos después de la histerectomía

Puedes hacer estiramientos básicos mientras estás acostada en la cama o en una alfombra.

  1. Acuéstate boca arriba y flexiona las piernas dejando los pies apoyados en el piso.
  2. Levanta ambos brazos sobre tu cabeza.
  3. Presiona con las manos hacia abajo para que estires los brazos y la parte superior del torso.
  4. Relájate y repite el ejercicio varias veces. Podrás hacerlo mejor a medida que avanza tu recuperación.

Inclinaciones pélvicas

Inclinar la pelvis es otra forma segura de hacer ejercicio después de la histerectomía

  1. Acuéstate boca arriba.
  2. Coloca una almohada debajo de tu cabeza y mantén las rodillas flexionadas.
  3. Levanta las caderas del suelo mientras contraes los músculos del estómago. Mantén tu espalda media y superior en el suelo.
  4. Sostén la posición durante 5 a 10 segundos y vuelve a la posición inicial; repite varias veces.

Ejercicios de Kegel

Es muy recomendable hacer ejercicios de Kegel para recuperar la fuerza del suelo pélvico después de una histerectomía. Los ejercicios de Kegel consisten en contraer y relajar los músculos de esta zona, algo similar a detener y liberar el flujo de orina durante la micción. Puedes hacer este ejercicio en cualquier momento y en cualquier lugar. (Ejercicios vaginales: ¿Por qué son tan beneficiosos?)

Fortalecimiento de la zona abdominal después de la histerectomía

  1. Ponte de rodillas, coloca tus manos sobre ellas y toma una respiración medianamente profunda.
  2. Tensa los músculos de abdomen y exhala lentamente.
  3. Ahora relaja los músculos del estómago y repite el mismo procedimiento varias veces.

Abdominales con la cabeza

  1. Acuéstate sobre tu espalda, flexiona las rodillas y cruza los brazos sobre el vientre.
  2. Trata de unir los músculos del abdomen con tus brazos.
  3. Eleva suavemente tu cabeza del piso, de forma que la barbilla apunte hacia el pecho.
  4. Mantén esta posición durante varios segundos, vuelve a la posición inicial y repite.

Estiramiento de abdomen con balón

  1. Arrodíllate y coloca un balón delante de ti.
  2. Rueda lentamente el balón lejos de ti con tus manos hasta que puedas sentir cierta tensión en los músculos abdominales.
  3. En este punto, mantén las manos constantes y deja de mover el balón.
  4. Baja el cuerpo y las caderas, mientras permites que el balón ruede más lejos poco a poco.
  5. Mantén el movimiento hasta que tu pecho comience a descender, con la espalda y el pecho lo más rectos posible.
  6. Mantén esta posición durante segundos y vuelve a la posición inicial.
  7. Repite de 10 a 12 veces.

Rotación del tronco

  1. Acuéstate boca arriba, apoyando la cabeza sobre una almohada y con las rodillas flexionadas.
  2. Aprieta los músculos del abdomen y mueve las rodillas hacia la derecha, luego a la izquierda y luego de vuelta al centro.
  3. Estira las piernas y relájate durante 1 minuto, antes de repetir varias veces.

Ejercicios de respiración

La respiración puede ser un poco difícil después de la histerectomía, pero también es importante ejercitarte en este sentido. Respira lenta y profundamente, dejando que el aire llene tu vientre, la caja torácica y los pulmones. Aguanta brevemente la respiración y comienza a exhalar de forma pausada.

Publicaciones relacionadas:

PUBLICIDAD

Consejos generales a tener en cuenta durante la ejercitación

  • Habla con tu médico antes de realizar cualquier ejercicio.
  • Haz los ejercicios aprobados por el médico todos los días, repitiendo cada ejercicio 10 veces.
  • Toma precauciones durante el ejercicio para proteger la incisión.
  • Evita cualquier ejercicio vigoroso o extenuante que pueda debilitar los puntos de sutura o reabrir la incisión
  • Respira al hacer los ejercicios, ya que aguantar la respiración puede obligar a tu corazón a trabajar más y elevar la presión arterial.
PUBLICIDAD