Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Infecciones en el tracto urinario: sus posibles causas

El tracto urinario, cuya función principal es la expulsión de residuos líquidos fuera del cuerpo, está formado por los riñones, los uréteres, la vejiga y la uretra. Los riñones son los encargados de producir la orina tras la filtración de nuestra sangre; la orina viaja desde los riñones hacia la vejiga a través de los uréteres, para luego ser expulsada hacia el exterior mediante la uretra. En ocasiones el tracto urinario puede verse invadido por bacterias, pero suelen ser eliminadas rápidamente mediante la orina antes de que puedan causar daño. Sin embargo no siempre es así; hay casos en los que estas bacterias son lo suficientemente fuertes como para soportar el ataque de nuestras defensas naturales y provocar una infección. Sigue leyendo a continuación para conocer las infecciones del tracto urinario y sus posibles causas.

PUBLICIDAD

Causas que provocan una infección del tracto urinario

Si el organismo no logra eliminar todas bacterias que han alcanzado el tracto urinario, es muy probable que se produzca una infección. La infección urinaria por lo general comienza en la abertura de la uretra y luego asciende hacia el tracto urinarioLa uretra y la vejiga son más propensas a desarrollar infecciones, ya que se encuentran en el extremo inferior del tracto urinario; en este caso la infección urinaria puede denominarse cistitis (en la vejiga) o uretritis (en la uretra). Cuando las bacterias llegan al tracto urinario superior e invaden los uréteres y los riñones, se produce una infección más grave, denominada pielonefritis.

La mayoría de las infecciones del tracto urinario son causadas por la bacteria Escherichia coli, la cual se encuentra comúnmente en el intestino y el ano. La cercanía entre el ano y la abertura de la uretra en la mujer hace que la probabilidad de infección sea alta. En general, las mujeres también son más susceptibles a las infecciones del tracto urinario debido a que su uretra es corta, por tanto las bacterias pueden acceder a la vejiga con mayor facilidad.

PUBLICIDAD

Las posibles causas de una infección en el tracto urinario incluyen:

  • Las relaciones sexuales: Las mujeres que son sexualmente activas están en mayor riesgo de desarrollar una infección urinaria que las mujeres que no lo son. Esto se debe a que las bacterias pueden ser empujadas hacia la vejiga durante el acto sexual. De hecho, existe una condición muy común entre las mujeres recién casadas denominada “cistitis de la luna de miel”. Según una publicación de healthywomen.com, esta condición suele producirse cuando la penetración causa irritación en la pared de la vejiga y permite que las bacterias la traspasen. Si la mujer no orina rápidamente, las bacterias pueden multiplicarse y causar una infección.
  • El uso de algunos métodos anticonceptivos: Algunos métodos anticonceptivos, como el diafragma y los espermicidas, pueden alterrar el entorno normal de las bacterias alrededor de la uretra, favoreciendo el desarrollo de infecciones.
  • El embarazo: Los cambios que se producen en el cuerpo de la mujer durante el embarazo aumentan el riesgo de tener una infección urinaria. Las embarazadas no sólo enfrentan un mayor riesgo de padecer cistitis, sino también infecciones serias como la pielonefritis. En cualquier caso, es importante diagnosticar y tratar el problema desde las fases iniciales; las infecciones del tracto urinario durante el embarazo pueden aumentar el riesgo de tener contracciones o trabajo de parto prematuro, e incluso pueden causar la muerte del feto en algunos casos.
  • Los catéteres urinarios: Las personas que necesitan usar un catéter urinario también tienen mayor riesgo de desarrollar este tipo de infección. Aunque existen catéteres equipados con sustancias para suprimir el crecimiento bacteriano, no suelen ser muy recomendados por los médicos debido al temor de que pueda producirse una resistencia bacteriana a los antibióticos.
  • Los medicamentos para el resfriado, la gripe y las alergias: Mientras más tiempo pase la orina dentro de la vejiga, más oportunidad tienen las bacterias para proliferar, y esto aumenta la probabilidad de desarrollar una infección en el tracto urinario. Algunos medicamentos como los antihistamínicos y los descongestionantes pueden elevar dicho riesgo debido a que retienen la orina en la vejiga por más tiempo.
  • La higiene inadecuada: El aseo inadecuado de la zona genital puede favorecer el paso de las bacterias desde el ano hacia la vagina y la uretra, ocasionando no solo infecciones urinarias, sino también infecciones vaginales. Es muy importante asear siempre la región genital desde alante hacia atrás, nunca al revés. Nota: las infecciones vaginales y las ETS pueden conducir a una infección urinaria si no se tratan a tiempo.

Ver: ¿Pueden las infecciones por hongos (candidiasis) causar infecciones de la vejiga?

Otros factores de riesgo asociados a las infecciones del tracto urinario

  • Las condiciones médicas que causan el vaciado incompleto de la vejiga, como las lesiones de la médula espinal y la vejiga hiperactiva durante la menopausia.
  • Las condiciones que deprimen el sistema inmune, como el VIH/SIDA o la diabetes.
  • El uso de medicamentos inmunosupresores, como la quimioterapia para el cáncer.
  • La inflamación o agrandamiento de la próstata en hombres mayores de 60 años de edad, ya que esto puede causar el vaciado lento o incompleto de la vejiga.
  • Otras posibles causas incluyen los antecedentes familiares de infecciones del tracto urinario e infecciones de la vejiga, de diabetes, de estreñimiento y la circuncisión.

Síntomas típicos de las infecciones en el tracto urinario

Cualquiera de estos síntomas requiere la evaluación de un médico si no desaparece o empeora después de un tiempo.

Cómo prevenir las infecciones del tracto urinario

Para prevenir las infecciones urinarias te proponemos los 5 pasos siguientes:

PUBLICIDAD

  1. Beber abundantes líquidos todos los días, especialmente agua. El agua es esencial para diluir la orina, aumentar la frecuencia de micción y expulsar las posibles bacterias con mayor facilidad antes de que se produzca la infección.
  2. Orinar justo después de tener relaciones sexuales.
  3. Mantener una higiene genital adecuada, asegurándote de asear siempre de alante hacia atrás y no utilizar demasiados productos químicos e irritantes.
  4. Usar ropa holgada, así como ropa interior de algodón para mantener limpia y seca el área alrededor de la uretra. Las prendas ajustadas y los materiales sintéticos como el nylon pueden atrapar la humedad y promover el crecimiento bacteriano.
  5. Evitar métodos antinconceptivos que favorezcan la proliferación de bacterias, por ejemplo el diafragma, los condones tratados con espermicidas, los espermicidas.
PUBLICIDAD