Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

La verdad sobre la eyaculación femenina

¿Qué es la eyaculación femenina?, ¿de dónde emana?, ¿cómo saber cuándo se tiene una?
La eyaculación femenina no es un mito, pero puede ser un fenómeno difícil de alcanzar para algunas mujeres, ya que no es ampliamente difundida ni se discute a menudo. De hecho, muchas mujeres se sienten avergonzadas cuando se presenta y piensan que han orinaron sobre su pareja o la cama. Hasta hace relativamente poco, la comunidad médica no estaba segura tampoco.

Todavía en la década de 1980, la mayoría de los médicos que conocían el fenómeno de las mujeres eyaculando asumían que el fluido debía ser orina. Como tratamiento, recomendaban ejercicios para fortalecer los músculos de la pelvis, como los ejercicios de Kegel. La verdad es que a muchas mujeres se nos escapa un poco de orina durante la relación sexual y durante otras actividades también, como estornudar, toser o reír (si has tenido hijos, ya sabes lo que estoy hablando!), pero la orina no es la misma que la eyaculación femenina.

image22Composición y origen de la eyaculación femenina

Desde el año 2000, un número creciente de investigadores han sugerido que el líquido puede provenir de las glándulas de Skene, que están situadas en la pared anterior de la vagina, alrededor del extremo inferior de la uretra. Pero la verdad es que simplemente no sabemos de dónde viene la eyaculación y es algo que los médicos y los investigadores continuarán estudiando y deberán aprender más en los próximos años.

En cuanto a la cantidad de la eyaculación, una mujer puede liberar tan sólo una cucharadita o una tapita, pero algunas afirman tener un “chorrito” que es mucho más que eso. Algunos estudios sugieren que todas las mujeres eyaculan cuando llegan al orgasmo, pero en lugar de que el fluido se libere por la vagina, se empuja de nuevo hacia la vejiga, cuando los músculos se tensan post-clímax. Por lo tanto, algunas mujeres pueden experimentar eyaculación retrógrada, mientras que otras eyaculan fuera del cuerpo.

¿La eyaculación femenina se puede aprender?

La eyaculación femenina generalmente se logra mediante la estimulación del punto G, que se considera una zona erótica situada internamente, en la parte frontal de la vagina. Esta área está íntimamente conectada con la uretra. De hecho, la presión sobre el área del punto G, invariablemente producirá un deseo de orinar.

No existe dudas de que presionar en el área del punto G podría afectar las glándulas de Skene antes mencionados. Para experimentar sus poderes, debes encontrar una posición que te ofrezca la estimulación correcta, fricción y penetración profunda. Tu pareja tendrá que aumentar la presión sobre el punto G, mientras que uno de los dos estimula el clítoris al mismo tiempo. Al acercarse y llegar al orgasmo, presiona hacia fuera duro con los músculos pélvicos en lugar de hacia dentro, como la mayoría de las mujeres, naturalmente, lo hacen.

También se puede utilizar un juguete sexual, con o sin la ayuda de un compañero. Existen muchos hechos con una curvatura especial, conocido como “estimulador de punto G”.

No todas las mujeres pueden eyacular fácilmente, así que no te desanimes si no funciona como esperas. Puede ser más difícil para algunas debido a su constitución física, debilidad de los músculos del piso pélvico, incapacidad para relajarse adecuadamente, etc. Sin embargo, cada mujer tiene la anatomía biológica de eyacular  (por lo que es posible, en teoría, que si prestas atención a esta parte muy especial del cuerpo, cosecharás las recompensas).

Dado que tu punto G puede no estar acostumbrado a la estimulación, puede que tengas que trabajar en él con regularidad para sentirlo y sensibilizarlo al tacto. Puedes crear un ritual de estimulación del punto G con tu pareja o tú sola, o ambos.

Recuerda que la práctica hace al maestro. Sigue intentándolo hasta dominar este truco.