Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Secreción maloliente de la vagina durante el embarazo

El aumento del flujo vaginal es una queja común durante el embarazo, y es el resultado de la fluctuación de las hormonas y el aumento de la circulación sanguínea en el área vaginal. Estas descargas más pesadas pueden ocurrir durante todo el embarazo sin preocupación, sin embargo, una mujer embarazada debe buscar atención médica si el flujo vaginal se vuelve maloliente, cambia de claro y blanco a verde o amarillo, o si el área vaginal le da comezón o irritación. Estos son signos de una posible infección vaginal y requieren tratamiento.

PUBLICIDAD

image11

Tipos. Existen dos tipos de infecciones vaginales, con síntomas que incluyen una secreción maloliente (vaginosis bacteriana o BV, y una infección por levaduras). La BV se produce cuando las bacterias normales en la vagina crecen fuera de balance, es la infección vaginal más común en las mujeres en edad fértil, y sus síntomas incluyen secreción abundante, que puede cambiar de color, tener un olor fuerte y casi como a pescado, y provocar dolor y picazón o ardor durante la micción.

PUBLICIDAD

Similar a la BV, las infecciones por hongos también son comunes durante el embarazo. Son causadas por un crecimiento excesivo de las bacterias del candida albicans, y los médicos a menudo usan el término “candidiasis” cuando hablan de las infecciones por hongos. Las mujeres embarazadas son particularmente susceptibles a las infecciones por hongos. Los síntomas incluyen secreción amarillenta con un olor similar al pan, picor e irritación.

Diagnóstico. Aunque una mujer, a menudo, puede reconocer tanto a la BV como a una infección por hongos en base a los síntomas, un profesional de la salud debe confirmar el diagnóstico mediante el análisis de los fluidos vaginales. Las pruebas de laboratorio, de una muestra de fluido vaginal, buscarán bacterias específicas. Con base en el tipo de bacteria que se encuentra, se hace el diagnóstico.

Advertencias y Preocupaciones. Si no se trata, las bacterias de la BV pueden propagarse e infectar las trompas de Falopio y el útero, causando la enfermedad pélvica inflamatoria, o EPI. Un historial de EPI es uno de los factores de riesgo para el primer trimestre de embarazo ectópico. Además, las mujeres embarazadas con VB tienen un mayor riesgo de parto prematuro, o de bajo peso al nacer.

Aunque muy incómodo, las infecciones por hongos no suponen una amenaza importante para la salud del feto. Un bebé nacido de una madre con una infección de la levadura no tratada puede desarrollar candidiasis oral, que no plantea serias complicaciones y se trata fácilmente.

Tratamiento. El tratamiento de la BV es especialmente importante durante el embarazo, y se recomienda revisar y tratar a cualquier mujer con antecedentes de parto prematuro o de bajo peso al nacer, independientemente de los síntomas. El metronidazol y clindamicina pueden tratar la BV con seguridad durante el embarazo.

Las infecciones por hongos requieren un ciclo completo de medicamentos antimicóticos, y los médicos a menudo les permiten a las mujeres embarazadas su auto-tratamiento con un producto de venta sin receta.

Prevención. Se recomienda evitar baños de espuma, productos de higiene femenina perfumados, tampones y duchas vaginales, ya que pueden interrumpir el equilibrio normal de las bacterias durante el embarazo. Además, al mantener el área vaginal seca, cambiando la ropa húmeda y secándola cuidadosamente después de lavarla, puedes ayudar a prevenir la infección.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD