La menopausia y la depresión

La llegada de la menopausia normalmente se asocia con cambios físicos y malestares típicos, como la ausencia definitiva de los períodos menstruales, los sudores y sofocos, la sequedad vaginal, dolores de cabeza, mareos y el cansancio. Pero muchas mujeres no esperan la presencia de otros síntomas, en este caso síntomas emocionales como la falta de concentración, los cambios de humor y la depresión.

Hoy estaremos hablando sobre este último efecto de la menopausia; vamos a responder preguntas como: ¿realmente existe una relación entre la menopausia y la depresión? ¿las mujeres pueden hacer algo para controlar esta depresión inesperada?

¿La menopausia puede causar depresión?

Las estadísticas demuestran que sí. No solo se tienen miles de experiencias y testimonios, también se han realizado estudios que evidencian cómo los cambios hormonales drásticos de esta etapa pueden afectar la actividad neuronal en el cerebro. Además se contempla el estrés provocado por los cambios en el aspecto corporal, en la sexualidad y el temor al envejecimiento; todos estos son factores que, en su conjunto, pueden dar lugar a cambios de humor y la depresión.

Incluso desde la perimenopausia es común experimentar cambios de humor e insomnio. Esta situación puede llegar a ser grave en algunas mujeres, al punto de convertirse en un trastorno severo del estado de ánimo llamada depresión mayor. Una mujer es más propensa a desarrollar depresión mayor si tiene antecedentes de depresión o ha experimentado depresión posparto.

¿Qué síntomas se asocian a la depresión durante la menopausia?

La depresión es un trastorno mental, pero los síntomas que experimentas pueden ser emocionales, físicos y conductuales. Para diagnosticar un caso de depresión en la menopausia deben estar presentes al menos cinco de los siguientes síntomas, durante al menos dos semanas: sensación de fatiga, cansancio y falta de energía constante, aumento o disminución en el nivel de actividad física, insomnio o lo contrario mucho sueño, falta de concentración, memoria o capacidad de decisión, aumento o pérdida del apetito que te hace ganar o perder peso, sensanción de tristeza y desesperanza persistente, así como sensación de culpabilidad.

Si estás experimentando cualquiera de estos síntomas durante la menopausia, debes acudir al médico; es probable que necesites ayuda especializada.

Factores de riesgo para desarrollar depresión en la menopausia

Nadie puede determinar si una mujer va a experimentar depresión, o no,  al entrar en el climaterio, pero existen varios factores que aumentan su probabilidad, por ejemplo haber tenido episodios depresivos anteriormente o un trastorno bipolar, estar bajo estrés, tener problemas de pareja, padecer una condición de salud crónica, tener baja autoestima y vivir en un entorno familiar o social disfuncional.

Tratamientos para lidiar con la depresión

Es muy importante que la mujer acuda al médico y sea diagnosticada para comenzar a tratar y controlar sus episodios depresivos. El enfoque de tratamiento incluye varias aristas, que en conjunto pueden favorecer muchísimo el buen estado de ánimo y la calidad de vida de la paciente. Veamos:

Psicoterapia. La psicoterapia puede ser eficaz en el tratamiento de la depresión relacionada con la menopausia. Tanto la terapia interpersonal como la terapia cognitiva-conductual pueden ayudar. La terapia cognitivo-conductual ayuda a identificar y a cambiar los pensamientos pesimistas asociados con la depresión, mientras que la terapia interpersonal se centra en la comprensión de cómo un cambio en las relaciones humanas puede provocar o aliviar la depresión. Probablemente se necesiten varias semanas para ver los resultados positivos de la psicoterapia.

Medicamentos. El médico puede recetar medicamentos antidepresivos para tratar los síntomas severos de la depresión. También puede indicar medicamentos antidepresivos en combinación con la terapia de reemplazo hormonal. Aunque se necesita tiempo para ver los efectos, la mayoría de las mujeres notan un eventual grado de mejoría sin efectos secundarios graves.

Buen sistema de apoyo. Es bastante común que las mujeres tengan que lidiar con ciertas responsabilidades en la mediana edad, como tener que cuidar a sus nietos o a los familiares de avanzada edad. Unido a la menopausia, estos factores pueden contribuir a la depresión. Por eso es importante tener un buen sistema de apoyo; si estás en esta situación no trates de hacer todas las tareas diarias del hogar, pide ayuda a las personas que conviven contigo.

Nivel de actividad. Para superar los efectos de la menopausia y la depresión es necesario que incluyas alguna actividad física en tu vida. Realiza ejercicio moderado durante al menos 30 minutos, ya que no solo mejorará tu físico y equilibrará tus niveles hormonales, también impulsará la buena salud mental. Incluso caminar a paso ligero durante 10 minutos puede ser beneficioso.

Control del estrés. El estrés puede agravar los síntomas de la depresión, debes tomar medidas para controlar los factores de estrés más comunes. Estos podrían incluir el cuidado de un padre anciano, la ausencia de los hijos, los cambios de pareja, los problemas ocupacionales o la muerte de un ser querido. Establece expectativas realistas en tu día a día, mantente activa, utiliza técnicas de meditación y dedica unos minutos a la relajación mental siempre que sea posible. (Ver: Remedios naturales para el estrés y la ansiedad)

El sueño. La depresión puede hacer que conciliar el sueño sea muy difícil, pero debes procurar un buen descanso cada noche. Recuerda que el descanso promueve la buena salud física y mental en todas las etapas de la vida. Aprende cómo puedes desarrollar hábitos de sueño saludables, de forma que controles el estrés y la depresión en esta etapa tan compleja de la vida.

La dieta. Lo que comes también tendrá un impacto en cómo te sientes física y mentalmente. La dieta puede hacer que los síntomas de la menopausia y la depresión empeoren o mejoren, todo dependerá de tu elección. Presta atención a los siguientes consejos para comer de manera más saludable:

  • Incluye alimentos que contengan vitaminas B, incluyendo B12, B6 y ácido fólico. Toma un suplemento multivitamínico y come más verduras de hoja verde para aumentar la ingesta de estas vitaminas. (Te puede interesar: Las mejores vitaminas para las mujeres)
  • Come alimentos ricos en omega-3, como el salmón, el atún y las sardinas, el aguacate, las nueces, el aceite de oliva, etc. Los ácidos grasos omega-3 ayudan a combatir la depresión y a aliviar sus síntomas. También puedes tomar los suplementos de aceite de pescado.
  • Bebe mucha agua para mantener el cuerpo hidratado y favorecer el buen funcionamiento de todos los órganos de tu cuerpo.
  • Evita o limita el consumo de bebidas con cafeína, ya que pueden estimular los nervios inicialmente, pero después provocan una caída en los niveles de energía. Estas bebidas también pueden cambiar tu estado de ánimo repentinamente, empeorando los síntomas de depresión. Lo mismo sucede con las bebidas alcohólicas.
  • Evita los azúcares y carbohidratos refinados, ya que son altamente adictivos. Pueden hacer que comas más de lo necesario para mantener estables tus niveles de energía. En su lugar come hidratos de carbono complejos, como verduras, frutas y granos integrales.
  • Come alimentos ricos en hierro, calcio, selenio, magnesio y zinc para prevenir o aliviar la gravedad de los síntomas depresivos.

Otras lectoras han consultado: Cambios que ocurren en la vagina durante la menopausia: lo que puedes hacer al respecto;   ¿Qué sucede durante la menopausia?;   ¿Qué es la sequedad vaginal y cómo combatirla en la menopausia?;   Tratamientos naturales para la depresión 

LIBRO GRATIS "FLUJO VAGINAL. LA SOLUCIÓN"

  • Disminuye tu flujo vaginal excesivo.
  • Limpia tu vagina de forma natural.
  • Aumenta tus sensaciones durante el sexo.
  • Elimina cualquier olor desagradable en tu vagina.
  • Ahorra dinero y tiempo al no tener que comprar protectores diarios y afines.
  • (Premium) Previene y cura tus infecciones vaginales (candidiasis vaginal, vaginosis bacteriana, etc.).
foto "Muchas mujeres hemos logrado una cura definitiva con solo usar el método y los consejos descritos en este libro para una infección vaginal de leve a moderada, sin embargo, con tu descarga también obtendrás acceso a soluciones más efectivas en casos recurrentes y severos."

Dra. Sandra F. Alonso.

 

¿Eres nueva en el blog? Hay mucho, mucho más para ti

Recibe en tu e-mail temas de interés femenino de los cuales no se habla en ninguna otra parte ...