Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

¿Por qué mi período menstrual es tan abundante?

Con el paso de los años las mujeres nos acostumbramos a la llegada del período menstrual cada mes, pero esto puede convertirse en un verdadero desafío para aquellas que tienen un flujo menstrual muy abundante. El término médico para referirse a estos casos es menorragia, lo cual se diagnostica cuando la pérdida de sangre es muy significativa en períodos consecutivos.

PUBLICIDAD

El período abundante no indica necesariamente que se tiene un problema de salud, pero lo cierto es que puede afectarte social, emocional y físicamente. Ante la presencia de un sangrado excesivo es importante consultar a un ginecólogo; quizás necesites corregir algún trastorno o tratar una condición ginecológica seria.

¿Por qué mi período menstrual es tan abundante?

PUBLICIDAD

Pueden existir diferentes causas, pero las más comunes incluyen:

Un desequilibrio hormonal. La razón más común para los períodos menstruales abundantes es la presencia de un desequilibrio hormonal, sobre todo en la perimenopausia o la adolescencia. Las fluctuaciones hormonales son normales en estas etapas, pero a veces el desequilibrio hormonal se debe a otra causa subyacente, por ejemplo a una condición de salud como problemas de la tiroides, síndrome de ovario poliquístico, etc.

Los fibromas uterinos. Los fibromas son crecimientos no cancerosos muy comunes en las mujeres de 30 a 40 años. Suelen causar períodos menstruales muy fuertes, con sangrado abundante y calambres. Por lo general se encogen y desaparecen durante la menopausia sin ningún tratamiento. (Ver: ¿Qué son los fibromas uterinos? Sus causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento)

Los pólipos cervicales. Estos pequeños crecimientos comienzan a desarrollarse en el final del canal cervical o en la superficie mucosa del cuello uterino. Se dice que están vinculados a niveles de estrógeno muy elevados o a la congestión de los vasos sanguíneos en la zona.

Los pólipos endometriales. Por lo general son crecimientos no cancerosos que se desarrollan en el revestimiento del útero. También están vinculados con niveles altos de estrógeno después de un tratamiento hormonal y con la presencia de tumores ováricos. Entre los síntomas típicos de esta condición se encuentran los períodos menstruales abundantes y el manchado entre períodos.

La enfermedad pélvica inflamatoria. La enfermedad pélvica inflamatoria es una consecuencia de los procesos infecciosos no tratados. Una infección vaginal o ETS puede propagarse al cuello uterino, al útero y/o a las trompas de Falopio, provocando síntomas pélvicos muy molestos y aumentando el riesgo de complicaciones reproductivas. (Ver: Ser diagnosticada con Enfermedad Inflamatoria Pélvica)

El cáncer cervical. Este tipo de cáncer se produce cuando hay un crecimiento de células anormales en el cervix. Se dice que el VPH (virus del papiloma humano) causa más del 90 % de los cánceres cervicales. Su tratamiento puede implicar radiación, quimioterapia y cirugía.

El cáncer endometrial. La mayoría de las mujeres con este tipo de cáncer son mayores de 50 años y con frecuencia han utilizado la terapia de reemplazo hormonal o tienen hiperplasia endometrial. Uno de sus síntomas comunes es el sangrado vaginal anormal. El tratamiento comienza generalmente con una histerectomía y luego se aplica el tratamiento de radiación y/o quimioterapia.

Un DIU. Las mujeres que usan un dispositivo intrauterino para evitar el embarazo pueden experimentar períodos menstruales abundantes y malestar pélvico. En esos casos se recomienda acudir al médico para valorar si se debe retirar el dispositivo y usar otro método anticonceptivo.

Los trastornos de coagulación. Algunas mujeres sufren de trastornos sanguíneos que le impiden detener el sangrado mentrual con normalidad. Un ejemplo de esto es la enfermedad de von Willebrand, donde los pacientes no tienen suficiente factor de coagulación von Willebrand, o si lo tienen no funciona de forma adecuada.

¿Cuándo debo preocuparme por los períodos menstruales abundantes?

El período menstrual se considera abundante o excesivo si la pérdida de sangre total es de aproximadamente 80 mililitros o más en cada ciclo menstrual. Esto no es algo que se pueda medir con facilidad, por lo que debes prestar atención a la frecuencia con que cambias tu tampón o almohadilla sanitaria. Si tienes que cambiarte muy seguido, es posible que tengas sangrado abundante. También se puede determinar por el número de coágulos que expulses; si la mujer nota coágulos grandes y frecuentes debe consultar a su médico, ya que además de indicar que hay menorragia puede ser una señal de enfermedad. (Ver: Coágulos menstruales: ¿Es normal tener coágulos de sangre durante el período?)

Los siguientes signos pueden confirmar que tienes un período menstrual abundante:

PUBLICIDAD

  • Tu flujo menstrual empapa al menos un tampón o una almohadilla sanitaria cada hora, durante varias horas consecutivas.
  • Tienes que utilizar más de una almohadilla sanitaria para controlar el flujo menstrual.
  • Debes cambiar los tampones o almohadillas sanitarias mientras duermes por la noche.
  • Tus períodos menstruales duran más de 7 días.
  • Los coágulos de sangre en tu flujo menstrual son grandes.
  • El sangrado menstrual es lo suficientemente abundante como para impedir que realices tus actividades normales.
  • Te falta energía, estás cansada o tienes dificultad para respirar.
  • Presentas dolor fuerte y constante en la parte baja del abdomen.
PUBLICIDAD