Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Picazón en la vulva. Causas, tratamiento y prevención

La picazón en la vulva (prurito vulvar) es una condición muy común entre las mujeres, relacionada a numerosas causas. En algunos casos, puede llegar a ser un síntoma molesto, vergonzoso y angustiante. Su tratamiento varía dependiendo de la causa, sin embargo existen medidas generales que pueden ayudarte a aliviar la picazón en la vagina, sin importar lo que la haya desencadenado.

PUBLICIDAD

¿Qué es la picazón en la vulva?

La vulva es el área de la piel ubicada alrededor de la vagina. La mayoría de las mujeres experimentan picazón vulvar leve alguna que otra vez, pero cuando el picor es persistente puede causar angustia y desesperación. La picazón en la vulva puede ser particularmente intensa durante la noche, llegando a alterar el sueño y conducir al daño de la piel por el rascado constante. Las mujeres que presentan prurito vaginal severo también experimentan dolor, sangrado vaginal y son más propensas a ciertas infecciones vaginales comunes.

Se dice que aproximadamente 1 mujer de cada 10 acude al médico debido al picor vulvar persistente en alguna etapa de su vida.

PUBLICIDAD

¿Qué causa la picazón en la vulva?

El prurito vulvar es un síntoma, no una enfermedad en sí mismo. Las causas subyacentes pueden ser muy variadas, por eso es importante acudir al médico si tienes picor persistente e inexplicable en tu vagina.

mujer apenadaLas causas de la picazón vulvar tienden a variar ligeramente entre mujeres adultas y niñas. Sin embargo, de manera general se han establecido las causas siguientes:

  • Las infecciones. Aquí se incluyen las llagas vaginales, los oxiuros, la sarna, los piojos púbicos, la candidiasis vaginal y algunas infecciones de transmisión sexual, en especial la tricomoniasis.
  • Enfermedades de la piel. Por ejemplo el eccema, la psoriasis, la dermatitis de contacto, el liquen simple, el liquen plano y el liquen escleroso (afección de la vulva que causa picazón y dolor, observada frecuentemente en mujeres con condiciones inmunológicas, trastornos de la tiroides o diabetes).
  • La sensibilización de la piel vulvar a las sustancias químicas presentes en jabones, perfumes, desodorantes, toallitas húmedas, colorantes textiles, detergentes, suavizantes, toallas sanitarias, a la sudoración excesiva, a los preservativos, etc.
  • La incontinencia urinaria o fecal. Esto puede hacer que la piel de la vulva se irrite debido al exceso de humedad.
  • La higiene genital descuidada o inadecuada. Es una causa frecuente de picazón vulvar en las niñas, sobre todo por el lavado, la limpieza o el secado en la dirección “equivocada” (de atrás hacia adelante). Frotarse demasiado o vigorosamente con papel higiénico también puede contribuir al prurito.
  • La menopausia. Debido a los niveles más bajos de estrógeno, la piel vulvar tiende a ser más delgada y seca después de la menopausia. La sequedad vaginal hace que las mujeres menopáusicas sean más propensas a sufrir de picazón intensa.
  • El embarazo. Las mujeres embarazadas pueden sentir más picor en la vulva debido a la congestión que experimenta esta zona del cuerpo. También existe una mayor incidencia de la candidiasis vaginal durante el embarazo, infección que suele causar comezón como uno de sus principales síntomas.
  • La lactancia materna puede causar picor en algunas mujeres debido a los niveles bajos de estrógeno.
  • La diabetes puede causar picazón en la zona vulvar, particularmente si no está bien controlada.
  • El cáncer de la piel vulvar. Es una causa poco frecuente, que suele presentarse con la formación de un pequeño bulto o nódulo en la vulva.

Cualquier causa de picazón generalizada en el cuerpo también puede causar picazón en la vulva. Por ejemplo algunos medicamentos, trastornos sanguíneos, problemas de tiroides, de riñón o del hígado pueden provocar picor corporal como uno de sus efectos secundarios. 

Diagnóstico del picor en la vulva: ¿necesito algún análisis?

A menudo, el médico puede determinar la causa del prurito vulvar después de hablar con la paciente y examinar su zona genital externa, pero no siempre es así. En ocasiones puede requerirse el análisis interno de la vagina y la toma de una muestra del flujo vaginal para examinarla en el laboratorio y diagnosticar posibles causas infecciosas.

¿Cuáles son los tratamientos para la picazón en la vulva?

La mayoría de las veces el prurito vulvar se puede tratar con éxito una vez que se ha identificado la causa. Sin embargo, hay casos que requieren un tratamiento repetido o prolongado. El médico indicará el mejor enfoque dependiendo de la causa en particular.

El tratamiento puede incluir:

  • Identificar y suspender el uso de cualquier sustancia / producto que pueda estar sensibilizando la piel vulvar
  • Aplicar un tratamiento anti-fúngico en caso de una infección por hongos
  • Usar medicamentos antibióticos para infecciones bacterianas y parasitarias
  • Aplicar cremas esteroideas para controlar enfermedades de la piel
  • Usar cremas hormonales o la terapia de reemplazo hormonal si el picor está relacionado con la menopausia
  • Cuidar la higiene personal, limpiando, secando y lavando suavemente de alante hacia atrás

Los hidratantes o ungüentos emulsionantes pueden ayudar a aliviar la picazón, independientemente de la causa. Por lo general se pueden usar junto a la mayoría de los demás tratamientos.

Ciclo picazón-rascado en la piel de la vulva

El ciclo de picazón-rascado se produce porque al rascarte generas más picor, y eso a su vez provoca más rascado. El rascado constante y excesivo no solo hace que el prurito empeore, sino que también puede causarte engrosamiento de la piel y sangrado. Trata de no rascarte, mantén tus uñas cortas sin esmaltes y considera el uso de guantes de algodón en la noche para evitar hacerte más daño mientras duermes. El ciclo picazón-rascado puede dañar la piel vulvar y aumentar el riesgo de infecciones.

Cuidado de la piel vulvar y otros consejos

  • Usa ropa interior holgada y 100% de algodón. Evita el nylon o la ropa interior sintética, porque tienden a bloquear la circulación del aire y te hacen sudar más.
  • Cambia tu ropa interior todos los días.
  • Evita usar ropa muy ajustada. Las faldas y vestidos son mejores opciones que los pantalones. El objetivo es permitir que el aire pueda llegar a la vulva, y evitar la sudoración.
  • Considera no usar ropa interior cuando estás en casa, o durante la noche.
  • Lávate la vulva con suavidad, una vez al día. No te frotes o laves vigorosamente; evita el uso de una esponja o franela para hacerlo. Además del agua, usa un humectante sin perfume como sustituto del jabón.
  • Tomar una ducha generalmente es mejor que darse un baño en la bañera si tienes picazón vulvar.
  • No te pongas la ropa interior hasta que tu vulva esté totalmente seca. Sécate la piel con una toalla suave o aplícate aire fresco con un secador de pelo.
  • Evita que el champú se extienda hasta la vulva mientras te lavas el cabello.

A veces los jabones, los baños de burbujas, los desodorantes, las cremas perfumadas, el tinte en el papel higiénico, etc., pueden irritar (sensibilizar) la delicada piel vulvar. Evita el uso de cualquiera de estos en tu vulva o en el agua del baño. Utiliza papel higiénico normal, sin colores ni perfumes. Usa toallas sanitarias y protectores diarios no perfumados y trata de evitar su uso sobre una base regular. Evita los condones lubricados con espermicida, ya que pueden sensibilizarte aún más. Del mismo modo, evita los lubricantes perfumados y no te afeites el vello púbico.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD