Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

¿Qué está causando mi flujo vaginal verde y cómo puedo tratarlo?

Como se ha dicho en varias ocasiones, tener flujo vaginal durante el ciclo menstrual es algo normal para las mujeres. Generalmente no hay motivos para preocuparse, pero no hay que descuidarse porque a veces el flujo vaginal puede ser un aviso de que algo va mal. No son pocas las mujeres que, desconociendo las características del flujo vaginal, diagnostican erróneamente una causa subyacente y comienzan a tomar medicamentos de venta libre o extreman las medidas de higiene personal, consiguiendo que la situación empeore considerablemente.

PUBLICIDAD

En este artículo hablaremos sobre el flujo vaginal normal, pero también nos centraremos en el tipo de flujo anormal, que adquiere una coloración verdosa. Aprende cuáles son sus causas y qué debes hacer si tienes una secreción verdosa.

Flujo vaginal: ¿Amigo o enemigo?

PUBLICIDAD

Muchas mujeres piensan en el flujo vaginal como una experiencia desagradable del día a día. Esto sucede porque aún no entienden que su función principal es ayudar a mantener la vagina limpia y saludable. Al mismo tiempo, ayuda a lubricar la vagina durante la relación sexual para lograr que la penetración sea menos dolorosa y por tanto, más agradable para la mujer.

mujer vientre bajoEl flujo vaginal se considera normal cuando tiene una coloración clara o blanquecina, no tiene olor desagradable y su consistencia va desde acuosa hasta espesa y cremosa. La cantidad de flujo varía de mujer a mujer, en promedio la vagina produce aproximadamente una cucharadita de moco todos los días. Mientras algunas mujeres informan cantidades mínimas de secreción vaginal durante todo su ciclo menstrual, otras experimentan una humedad constante en la vulva como resultado de las enormes cantidades de moco que segrega su vagina.

¿Qué significa la presencia de un flujo vaginal?

El flujo de color verde comúnmente es causado por una infección, como la vaginosis bacteriana y las enfermedades de transmisión sexual (gonorrea, tricomoniasis, clamidia). Estas infecciones presentan muchos síntomas comunes, entre ellos la secreción anormal es la más notable. Su color va desde verde amarillento hasta verde oscuro, el tono difiere de una mujer a otra. La consistencia es típicamente pastosa, que se siente como una loción o una crema espesa cuando se frota entre los dedos. Suele tener un olor a pescado que llega a ser particularmente fuerte después del sexo.

Enfermedades de Transmisión Sexual (ETS)

Las infecciones vaginales causadas por enfermedades de transmisión sexual también están acompañadas de picazón, inflamación de la vulva (médicamente conocido como vulvitis), enrojecimiento, dolor, dolor pélvico, dolor al orinar, e incluso a veces manchado entre períodos. Las ETS pueden ser adquiridas específicamente por relaciones sexuales sin protección con una o múltiples parejas, pero hay casos en los que una infección se puede transmitir por contacto con fluidos corporales infectados, toallas, trajes de baño, ropa interior.

La vaginosis bacteriana (VB)

Cuando es causada por la vaginosis bacteriana, esta secreción verde-amarillenta es el resultado de los cambios en la flora bacteriana vaginal. Los cambios son causados ​​por el uso de productos de higiene perfumados, cambios hormonales, nuevas parejas sexuales, el uso de antibióticos, entre otros factores.  Por ejemplo las mujeres embarazadas están en mayor riesgo de padecer vaginosis bacteriana debido a tantos cambios hormonales que se producen en su cuerpo.

Objetos extraños en la vagina

Los tampones olvidados, así como otros objetos extraños en el interior de la vagina también pueden desencadenar infecciones, y por tanto un flujo verdoso, al permitir que las bacterias se multipliquen. Por lo general tienen un impacto en la flora bacteriana de la vagina, alteran el ambiente ácido y crean las condiciones adecuadas para que las bacterias perjudiciales malas tomen fuerza. En estos casos la mujer debe quitar el objeto de la vagina lo más pronto posible, o ir a una clínica para que se lo retiren y evitar complicaciones. La descarga vaginal verde puede continuar después que el objeto haya sido extraído,  hasta que la infección se haya curado.

El uso de productos de higiene

Muchas veces, los productos de higiene hacen más daño de lo que suponemos, sobre todo cuando se trata de tu vagina. Estos alteran el pH vaginal y causan irritación, hinchazón, enrojecimiento, lo que a su vez altera la flora bacteriana y propicia el desarrollo de las infecciones. Si experimentas una secreción verdosa piensa en cómo limpias tu zona intima cada día. ¿Has utilizado jabones muy perfumados u otros productos de higiene femenina? ¿Has usado duchas vaginales? ¿Has utilizado algún spray o desodorante vaginal? Si es así, tus hábitos de higiene probablemente estén causando la secreción anormal. Debes comenzar a lavarte solo con agua o utilizando un jabón sin olor, muy suave. Usa ropa interior de algodón así como toallas sanitarias, en lugar de tampones, para absorber la descarga excesiva.

Busca asistencia médica inmediatamente

Si tienes flujo vaginal verde junto con picazón u otros síntomas mencionados anteriormente, asegúrate de visitar al médico para ser examinada y diagnosticada. Solo así podrás asegurarte de la causa y obtener el tratamiento correcto.

PUBLICIDAD

Descarga GRATIS

LIBRO "FLUJO VAGINAL. LA SOLUCIÓN"

  • Disminuye tu flujo vaginal excesivo.
  • Limpia tu vagina de forma natural.
  • Aumenta tus sensaciones durante el sexo.
  • Elimina cualquier olor desagradable en tu vagina.
  • Ahorra dinero y tiempo al no tener que comprar protectores diarios y afines.
  • (Premium) Previene y cura tus infecciones vaginales (candidiasis vaginal, vaginosis bacteriana, etc.).

“…ojalá todo el mundo conociera acerca de tu libro...hay tantas mujeres sin esperanza por ahí. Sé que nunca tendré que pasar por eso otra vez…”.

Carla.

Más comentarios como este en: ¿Hablamos? ¡Ya son más de 2900 consultas respondidas!

Tests auxiliares de auto-diagnóstico (infecciones vaginales):

PUBLICIDAD