Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Secreción vaginal amarilla

El flujo vaginal amarillo puede indicar algún tipo de infección, sobre todo si se acompaña de picazón, hinchazón, mal olor y dolor abdominal bajo. Durante los años reproductivos no es anormal tener una pequeña cantidad de flujo vaginal transparente o blanco, pues este ayuda a expulsar las células viejas y las bacterias que están dentro de la vagina. En otras palabras, el flujo vaginal normal ayuda a mantener limpia la vagina.

PUBLICIDAD

Lo que no es normal es un cambio en el color de la secreción vaginal y el mal olor. Tal descarga vaginal puede causar picazón o sensación de ardor e irritación. Así pues, si una mujer ha notado secreción maloliente de color amarillo, entonces podría ser un signo de infección o inflamación. Veamos cuáles son las peculiaridades en cada uno de los casos.

La vaginosis bacteriana

PUBLICIDAD

Se trata de una condición en la que las bacterias normalmente presentes en la vagina son superadas en número por otras bacterias que normalmente no habitan en el tracto vaginal. Es bien sabido que la vagina es colonizada, en circunstancias normales, por muchas especies de bacterias. Los más comunes pertenecen al género Lactobacillus. Los otros géneros cuyas bacterias se encuentran en la vagina son Staphylococcus, Streptococcus, Proteus, Corynebacterium, entre otros. Cuando las bacterias que causan enfermedades aumentan en número, causan malestar, dolor y otras manifestaciones, que en conjunto se denominan como la vaginosis bacteriana.

Causas
Las bacterias patógenas (causantes de enfermedades) como Gardnerella vaginalis, Mycoplasma hominis, las bacterias de los géneros Mobiluncus, Prevotella y Bacteroides causan la vaginosis bacteriana. Fumar, tomar duchas vaginales, tener un dispositivo intrauterino (DIU) y ser sexualmente activa son algunos de los factores que tienen una mayor correlación con el padecimiento de la vaginosis bacteriana.

image29Síntomas
Se presenta un flujo vaginal amarillo, que destaca por su mal olor. La descarga vaginal también puede ser gris o de color blanco y se incrementa después de una relación sexual. Puede aparecer dolor durante el coito y al orinar. En general los síntomas pueden variar de persona a persona.

Tratamiento
Varios fármacos son eficaces en el tratamiento de esta condición. Se pueden tomar por vía oral o aplicarse por vía tópica. Entre los fármacos que se administran por vía oral, el metronidazol es el fármaco de elección (se toma como una sola dosis grande o dos veces al día) durante una semana. El tinidazol, como dosis única, o la clindamicina tomada dos veces al día durante una semana también son eficaces. Por otra parte, se utilizan el metronidazol y la clindamicina en forma de cremas o geles intravaginales, pero no son una alternativa a la vía oral. Tanto los medicamentos orales como los tópicos se toman en combinación para tratar la condición.

La vulvovaginitis
Se trata de una inflamación en la vulva (órganos genitales externos), así como la vagina. Hay varias razones por las que esta zona se inflama, que van desde las infecciones comunes hasta los químicos irritantes presentes en diversas sustancias. La vulvovaginitis es común en las niñas debido a la falta de higiene, o debido a los productos químicos de los productos para el baño.

Causas
Existen muchos factores que pueden causar irritación en la zona sensible de los genitales externos. Las infecciones causadas por diversas bacterias, hongos, protozoos, virus, gusanos nematodos, los productos químicos en los jabones perfumados, polvos, espumas de baño, detergentes, suavizantes de ropa, aerosoles, entre otros, hacen que el cuerpo active sus procesos inflamatorios, lo que lleva a la sensación de picazón e hinchazón en la zona afectada. Si un cuerpo extraño, como un tampón o un dispositivo intrauterino, permanece demasiado tiempo en el tracto reproductivo, podría alentar el crecimiento de las bacterias.

Síntomas
La picazón en los labios (pliegues de piel que rodean la vagina), la vagina y la piel cerca del ano es un síntoma muy común. También se observan hinchazón y enrojecimiento, agravados aún más por el rascado de la zona para aliviar la comezón. Una secreción vaginal amarilla, verde, con mal olor es a menudo un síntoma de vulvovaginitis, al igual que la sensación de ardor al orinar y dolor en las áreas afectadas.

Tratamiento
Para tratar la vulvovaginitis causada por una infección, son administrados los antibióticos, antifúngicos y otros antibacterianos por vía oral o por vía tópica. Para controlar la inflamación, se usan los esteroides y antihistamínicos. Algunos remedios caseros también son muy eficaces para calmar la piel inflamada. La adición de media taza de vinagre o unos 10 gramos de bicarbonato de sodio al agua del baño puede llegar a ser muy beneficioso.

La cervicitis
Es una inflamación del cuello del útero, la parte del útero que conduce a la vagina descendente. Las actividades sexuales de alto riesgo, el inicio de las relaciones sexuales a una edad muy temprana y las parejas sexuales múltiples, aumentan la probabilidad de contraer esta condición.

Causas
Las infecciones causadas por bacterias, hongos, virus, etc, pueden conducir a la cervicitis. Una alergia a un determinado producto químico presente en los espermicidas y el látex del condón también pueden inflamar el cuello del útero. Otra de las causas asociadas son los cuerpos extraños introducidos cerca del cuello uterino, como el capuchón cervical, el diafragma cervical, DIUs. Después de la menopausia disminuye el nivel de estrógenos en el cuerpo y la mayoría de las mujeres se adaptan gradualmente al cambio, pero algunas mujeres se ven afectadas en mayor medida por esta retirada de estrógenos y desarrollan una inflamación del cuello uterino.

Síntomas
Una mujer que sufre de esta condición puede permanecer asintomática, sin embargo algunas pueden tener síntomas serios como sangrado, dolor, sensación de ardor y secreción. Las mujeres que sufren de cervicitis pueden experimentar dolor durante las relaciones sexuales, al orinar y en otros momentos. Después de las relaciones sexuales puede haber sangrado y una secreción amarilla o verdosa con un fuerte olor desagradable.

Tratamiento
Los antibióticos (para las infecciones bacterianas), los medicamentos antivirales (para infección de herpes) y los agentes antimicrobianos para otras infecciones son empleados para tratar el microbio que ha causado la infección, según sea el caso. El reemplazo de hormonas, como el estrógeno, puede emplearse en las mujeres menopáusicas que tienen cervicitis debido a la falta de estrógeno, pero es riesgoso a largo plazo. Si todas estas medidas no traen alivio, generalmente se indica el tratamiento con láser, la cauterización o la criocirugía del tejido inflamado.

La tricomoniasis
Es una infección causada por el protozoo Trichomonas vaginalis. Está clasificada como una enfermedad de transmisión sexual (ETS). Las mujeres embarazadas que tienen tricomoniasis corren el riesgo de parto prematuro. Estar infectado con este protozoo también aumenta la probabilidad de contraer el VIH ya que el área genital se inflama y se vuelve más permeable.

Causas
Un protozoo común Trichomonas vaginalis es el agente causal de esta infección, adquirida principalmente a través del contacto sexual con una persona infectada. Los hombres también pueden padecerla, pero sus síntomas no son tan graves, comparativamente, como el de las mujeres.

Síntomas
Una comezón intensa en los genitales externos, hinchazón, enrojecimiento, sensación de ardor y dificultad al orinar son algunos de los síntomas propios de esta infección. El flujo vaginal se vuelve “espumoso”, de color amarillo-verdoso y con muy mal olor.

Tratamiento
El metronidazol o tinidazol son los medicamentos estándares para el tratamiento de la tricomoniasis. El consumo de alcohol después de tomar estos fármacos provoca náuseas intensas, vómitos y malestar estomacal. A los pacientes se les recomienda evitar la actividad sexual hasta la finalización del tratamiento.

La candidiasis vaginal
Esta es una infección muy común, causada por el hongo Candida albicans. También se conoce como infección vaginal por levaduras. Es raro que la candidiasis que se adquiera a través de la actividad sexual, por el contrario, factores como la toma de esteroides (que debilitan el sistema inmune), antibióticos y otras sustancias, crean las condiciones necesarias para que el hongo crezca.

Causas
El hongo Candida albicans, que es bastante generalizado, causa esta infección. Todos los hongos encuentran un ambiente cálido y húmedo favorable para su crecimiento y C. albicans no es una excepción. Esta es la razón por la cual el uso de ropa ajustada y la ropa interior sintética con frecuencia causan las infecciones por Cándida. Normalmente, la vagina tiene una gran cantidad de bacterias que no permiten el desarrollo de otros organismos, pero si ellas son eliminadas por un tratamiento de antibióticos, los hongos pueden crecer fácilmente en un ambiente así.

Síntomas
Se produce una picazón intensa en los labios (pliegues mayores y menores alrededor de la abertura de la vagina y de la uretra), la vagina y la piel circundante, además de un flujo vaginal blanco, descrito como “grumoso” o parecido al “queso cottage. La inflamación y el dolor en los genitales son otros síntomas de la infección. El prurito a menudo empeora durante la noche.

Tratamiento
Los medicamentos antifúngicos en forma de cremas o supositorios vaginales son generalmente suficientes para tratar la candidiasis vaginal leve. Algunos de estos son el ketoconazol, miconazol y butoconazol, que se tardan aproximadamente una semana para eliminar la infección. Para las infecciones graves, se administran comprimidos de fluconazol.

Es importante que la mujer no ignore los síntomas que podrían hacer alusión a un problema de salud grave. La visita al médico no debe posponerse al darse cuenta de los cambios anormales en su cuerpo, ya que la detección temprana es vital para el tratamiento.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD