Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

3 mitos sobre las vaginas apretadas o anchas

Dar a luz a un bebé no hace que la vagina se ensanche. Compártelo con tus amigas, porque eso de que  nuestras vaginas se vuelven grandes y huecas luego del parto, no es del todo cierto. Lo mismo ocurre con otros mitos sobre las vaginas ‘anchas’ o ‘apretadas’ que hemos escuchado a lo largo de los años.

PUBLICIDAD

¿Sabrías decir qué es verdad entre estas afirmaciones?

…a las mujeres que tienen muchas relaciones sexuales se les “ensancha” la vagina…las vírgenes poseen vaginas “apretadas”…las mujeres que usan mini tampones tienen vaginas “apretadas” mientras las que usan maxi tampones  tienen una vagina más amplia…

PUBLICIDAD

La buena noticia es que, si bien hay algo de verdad en estas teorías, la mayoría de ellas son mitos. Con esto en mente, hemos hecho una lista con los tres  mitos principales sobre las vaginas “apretadas” o “flojas”, y lo que la ciencia tiene que decir en respuesta:

image211-. Mientras más sexo tengas, más floja tendrás la vagina. MITO.

De acuerdo con la revista Psychology Today, “después de relajarse durante el sexo, el tejido muscular vaginal se contrae (tensa) de nuevo naturalmente. Las relaciones sexuales no estiran de forma permanente la vagina”.

2-. Las mujeres jóvenes (o vírgenes) tienen vaginas más apretadas. MITO.

De acuerdo con la revista antes mencionada, “Es la ansiedad la que hace que el nudo, en la musculatura vaginal, se contraiga. Es por eso que las chicas jóvenes, a veces, tienen problemas para insertarse los tampones”.

3. La vagina no vuelve a la normalidad después del parto. MITO…y un poco de realidad.

Si los músculos se estiran mucho, y muchas veces, con el tiempo pueden agotarse y ya no vuelven a completamente a su estado inicial. Esto le puede suceder a las vaginas de las mujeres jóvenes después de los partos múltiples. Sus músculos vaginales se fatigan y luego no se contraen totalmente. Además, el envejecimiento también crea fatiga en el músculo vaginal.

Cuando las mujeres jóvenes tienen bebés en sus veinte años, sus vaginas deberían volver a la normalidad después de los seis meses de dar a luz. Pero a medida que las mujeres envejecen y tienen más de un hijo podría producirse cierta “flojedad persistente”.

El tejido muscular de la vagina es extremadamente elástico, como un acordeón o la boca. Prueba esto: tira de las esquinas de la boca hacia las orejas y luego suelta. ¿Qué sucede? La boca de inmediatamente vuelve a su estado previo porque el tejido es elástico. Hazlo 100 veces, no habrá estiramiento permanente. La boca vuelve rápidamente a su estado pre-estirado, y nadie sabrá nunca que se extendió. Lo mismo ocurre con la vagina.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD