Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Vaginosis bacteriana durante el embarazo

Si estás embarazada y has sido diagnosticada con la vaginosis bacteriana (VB), no debes asustarte. Esta es una condición muy frecuente durante el embarazo, que puede ser eliminada sin causar mayores contratiempos que sus síntomas característicos. Sin embargo, nunca debe ser pasada por alto, ya que si se deja sin tratamiento puede conducir a complicaciones serias.

PUBLICIDAD

Sigue leyendo a continuación para conocer las causas, los síntomas, las principales medidas de prevención y los peligros potenciales de la vaginosis bacteriana en el embarazo.

¿Que causa la vaginosis bacteriana durante el embarazo?

La vaginosis bacteriana es el ejemplo típico de las infecciones bacterianas durante el embarazo. Se trata de un problema recurrente en esa etapa debido a los grandes cambios hormonale que se producen; al menos 1 de cada 5 mujeres sufren de VB en el embarazo. Originalmente esta condición ocurre por un desbalance en la flora bacteriana de la vagina. Las bacterias buenas (lactobacillus) son el grupo que se encuentra en mayor número, ayudando a mantener el equilibrio bacteriano normal y un pH saludable. Pero cuando el número de lactobacillus se reduce en comparación con otros tipos de bacterias presentes en la vagina (Gardnerella vaginalis), se produce la vaginosis bacteriana.

PUBLICIDAD

Ver más en: ¿Qué causa la vaginosis bacteriana?

¿Cuáles son los síntomas de la vaginosis bacteriana durante el embarazo?

Aunque la VB es una infección y nos indica que hay un desbalance en la flora vaginal, muchas mujeres no experimentan síntomas. Cuando se producen, los síntomas pueden llegar a ser muy molestos e incluyen:

  • Flujo vaginal abundante, grisáceo y consistencia acuosa
  • Olor vaginal fuerte y desagradable, similar al pescado, que es más notable después de las relaciones sexuales
  • Sensación de ardor al orinar o irritación genital

Más en: Síntomas de la Vaginosis Bacteriana

Si experimentas cualquiera de estos síntomas, lo mejor es que contactes a tu médico inmediatamente. Así podrás obtener el diagnóstico y su tratamiento más adecuado. Acudir al médico es el primer paso para prevenir cualquiera de las complicaciones asociadas a la vaginosis bacteriana en el embarazo.

¿Cómo la vaginosis bacteriana puede afectar tu embarazo?

En la mayoría de los casos la VB nunca llega a afectar el embarazo, pero si la condición no se trata y alcanza un estado crónico, pueden surgir complicaciones que ponen en riesgo la salud del bebé.  Estas complicaciones incluyen: parto prematuro, bebé con bajo peso al nacer, ruptura anticipada del saco amniótico, infección en el líquido amniótico, así como un mayor riesgo de desarrollar infecciones en el útero después de dar a luz. Algunos estudios han vinculado esta infección con una mayor probabilidad de experimentar aborto involuntario.

¿Necesito una prueba de diagnóstico de vaginosis bacteriana si estoy embarazada?

Para diagnosticar la vaginosis bacteriana el médico suele basarse en los síntomas que está presentando la embarazada, sin embargo esto debe ser confirmado mediante pruebas específicas, como el análisis del flujo vaginal bajo microscopio, la prueba de pH y la prueba de olor. La mayoría de los médicos indica que todas las mujeres embarazadas que presentan síntomas relacionados con la VB deben ser cribadas. En casos puntuales, pueden ser necesarias otras pruebas de diagnóstico prenatal.

¿Cómo tratar la vaginosis bacteriana durante el embarazo?

Si has obtenido un diagnóstico positivo de VB durante tu embarazo y tus síntomas son significativos, seguramente el médico te prescribirá un curso de tratamiento con antibióticos para poner en jaque a las bacterias Gardnerella. Según la Asociación Americana del Embarazo, un tratamiento típico puede incluir:

  • Tomar píldoras orales de Clindamicina 300mg o Metronidazol 500mg dos veces al día, durante 7 días.
  • Aplicar alguna variante tópica de Clindamicina o Metronidazol al acostarte, durante 5 días.

Tu doctor también puede sugerir la aplicación de óvulos vaginales o geles para aumentar la acidez del pH vaginal; aumentar la acidez de tu pH disminuirá la cantidad de bacterias malas en el entorno. El consumo de probióticos parece ser otra buena alternativa para curar la vaginosis bacteriana, ya que ayudan a repoblar la flora vaginal saludable rápidamente.

La relación entre los antibióticos y el desarrollo de la vaginosis bacteriana recurrente es un inconveniente que muchos médicos están valorando a la hora de tratar a sus pacientes embarazadas.

¿Cómo prevenir la vaginosis bacteriana durante el embarazo?

Aunque una de las causas principales de la VB en el embarazo (cambios hormonales) no se puede evitar o prevenir, la infección sí se puede mantener alejada siguiendo algunos consejos básicos. Por ejemplo:

PUBLICIDAD

  • Toma vitamina D; es probable que desarrolles la VB en el embarazo por falta de vitamina D, ya que esta es muy importante para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Habla con tu médico y asegúrate de tener niveles saludables de vitamina D.
  • Toma suplementos probióticos; tu médico puede recomendarte las mejores opciones probióticas para el embarazo.
  • Usa agua fresca y un jabón no aromatizado de pH neutro para lavar tu área genital.
  • Siempre utiliza preservativo durante las relaciones sexuales para prevenir la vaginosis bacteriana o cualquier otra infección.
  • Usa ropa interior y prendas holgadas, preferiblemente de algodón. Cambia tu ropa siempre que sea necesario para evitar el exceso de humedad y la irritación genital.
PUBLICIDAD