Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Flujo blanco verdoso ¿Qué sucede? Lo que debes hacer

El flujo vaginal blanco es un proceso normal y regular del organismo femenino. Sin embargo, hay ciertos tipos de descargas de flujo que pueden indicar una infección. Una secreción anormal puede manifestarse de color amarillo o verdoso, grueso o grumoso en la consistencia o puede presentar un olor fétido. La secreción anormal es generalmente causada por la levadura o una infección bacteriana. Si notas alguna descarga de flujo blanco verdoso o con mal olor, debes consultar a tu médico para un diagnóstico correcto y un tratamiento adecuado.

PUBLICIDAD

Flujo blanco verdoso

Una secreción amarilla o verdosa, con un aspecto espeso y acompañado de un mal olor, no es normal. Este tipo de flujo puede ser un signo de que hay presencia de una infección, particularmente la tricomoniasis, la gonorrea y la clamidia. Aquí te explicamos el origen de cada una de estas infecciones.

PUBLICIDAD

La tricomoniasis

Esta infección generalmente se transmite por contacto sexual, pero también puede ser contraída por compartir toallas o trajes de baño. El resultado de esta infección en una secreción entre amarilla y verdosa acompañada de un olor fétido. El dolor, la inflamación y la picazón son síntomas muy comunes, aunque es probable que algunas personas no experimenten ningún síntoma.

La gonorrea y la clamidia

La gonorrea y la clamidia son infecciones de transmisión sexual, pueden producir una descarga de flujo anormal de color amarillo y verdoso, mal oliente y con aspecto espumoso.

¿Qué hacer si presentas flujo blanco verdoso?

 Si presentas una secreción de esta naturaleza, debes principalmente ponerte en contacto con tu ginecólogo, mientras tanto, puedes tomar algunas acciones de manera de que la situación no empeore. Algunas son:

PUBLICIDAD

  • Evita las relaciones sexuales, para no contagiar a tu pareja de alguna posible infección
  • No realices ningún lavado, esto evitaría que el ginecólogo pueda analizar los fluidos con mayor precisión
  • Usa ropa interior de algodón, evita la tela sintética
  • No te automédiques, esto podría traer otras consecuencias
  • No uses tampones o toallas sanitarias con olor
  • Cambia regularmente los tampones y las toallas de uso diario
  • No utilices cremas vaginales
  • No compartas tu ropa íntima ni tu traje de baño
PUBLICIDAD