Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Anatomía vaginal externa

Veamos un resumen de los componentes de la anatomía vaginal externa.

Vulva

En ocasiones se cree que toda la región genital de la mujer se denomina vagina. Sin embargo la vagina es sólo una parte de la anatomía vaginal, en este caso interna. Normalmente de ella solo podemos ver la parte externa o abertura vaginal.

Lo que vemos en la región genital de la mujer se denomina vulva, la cual incluye el monte de Venus o pubis, los labios internos y externos, el clítoris, la abertura a la uretra y la abertura vaginal. Toda esta zona está cubierta con terminaciones nerviosas, extremadamente sensibles al tacto y a la estimulación. Podemos resumir que la vulva es el órgano sexual externo femenino.

La vulva se compone de:

Monte de Venus o pubis. El pubis es la almohadilla de tejido graso que se encuentra justo por encima de la abertura vaginal. Su función es proteger el hueso púbico y otros órganos delicados en el área pélvica del impacto durante las relaciones sexuales.

Por lo general, cubierto por el vello púbico, esta es la parte de la anatomía vaginal externa con la que estamos más familiarizados. Es una de las partes más eróticas del cuerpo y es muy sensible al tacto.

Labios mayores. Los labios mayores son las dos estructuras de tejido graso que se envuelven alrededor de la vulva, desde el monte de Venus hasta el perineo. Están cubiertos con vello púbico y contienen glándulas sudoríparas y oleosas que proporcionan el olor vaginal característico.

Labios menores. Estos labios son las dos estructuras finas que se encuentran por dentro de los labios externos, protegiendo la abertura vaginal, la uretra y el clítoris. Su apariencia puede variar ampliamente entre las mujeres.

Clítoris. El clítoris es un pequeño cuerpo de tejido esponjoso rosado, que es altamente sensible a la estimulación sexual. Si miramos cuidadosamente, el clítoris y la capucha del clítoris se asemejan al órgano sexual masculino. Podemos establecer una similitud entre el clítoris y el pene, así como entre la capucha clitorial y el prepucio.

Durante la excitación sexual, el clítoris se extiende y la capucha se retrae. Al igual que el pene, se llena de sangre y duplica su tamaño. Es muy sensible al tacto.

Uretra. Esta es la abertura por debajo del clítoris, cuya función no está relacionada con el sexo o la reproducción, sino con el paso de la orina. La uretra está conectada a la vejiga.

Himen. Conocido como un símbolo tradicional de “virginidad”, el himen es una membrana delgada que cubre parcialmente la abertura vaginal. En algunas mujeres es una membrana tan fina que puede romperse fácilmente durante el ejercicio vigoroso o la inserción de un tampón. Otras mujeres nacen con el himen tan grueso que necesita ser extirpado quirúrgicamente.

Perineo. Este es el tramo corto de piel que comienza en la parte inferior de la vulva y se extiende hasta el ano. A menudo se rasga durante el nacimiento del niño para permitir el paso del bebé.