Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Flujo vaginal blanco a inicios del embarazo: todo lo que necesitas saber!!!

Ciertamente, el flujo blanco lechoso es uno de los signos más comunes del embarazo y uno de los primeros que debes esperar. Sin embargo en ciertas circunstancias este flujo puede ser anormal, indicando la presencia de una infección que debe ser abordada de inmediato para evitar complicaciones.

PUBLICIDAD

En este artículo conoceremos un poco más sobre el flujo vaginal blanco a inicios del embarazo. Es un tema sobre el cual recibo muchas interrogantes y pienso que también puede ser interesante para las mujeres que nos leen.

Flujo vaginal blanco a inicios del embarazo: ¿es normal?

PUBLICIDAD

sí; el flujo vaginal blanco y grueso es uno de los primeros signos de embarazo que puedes experimentar, además de la sensibilidad en los senos y el aumento de la micción. Durante el embarazo, el cuerpo pasa por cambios hormonales que afectan la producción y las características del flujo, causando un aumento considerable en su cantidad. Esto se debe específicamente al aumento de estrógenos, un proceso más visible a partir de la segunda semana de embarazo, pero que puede aparecer incluso antes. (Ver: Flujo vaginal en el embarazo)

El flujo blanco a inicios del embarazo, también conocido como leucorrea, es similar al que experimentamos justo antes del período. Es blanco, espeso, pastoso y no tiene un olor específico. En casos muy raros, la descarga puede oler ligeramente almizclada, pero ese olor es apenas perceptible. (Te puede interesar: Flujo vaginal con olor)

El incremento en la producción de flujo blanco suele causar un exceso de humedad en la zona genital. Esto no es motivo de gran preocupación, solo debes asegurarte de cambiar tu ropa interior frecuentemente o usar protectores diarios sin olor para mantenerte limpia y fresca. No debes recurrir al lavado constante de tu vagina para eliminar el flujo abundante; esto podría ser perjudicial en lugar de solucionar la incomodidad.

Vale aclarar que este flujo vaginal blanco que vemos al inicio del embarazo se mantiene hasta el final. Por ejemplo la embarazada puede experimentar una gran cantidad de moco vaginal blanco cremoso en el tercer trimestre, o un flujo blanco, elástico y acuoso al acercarse el nacimiento. Mientras no haya olor desagradable u otros síntomas como picazón, inflamación de los labios o sangrado, la descarga es absolutamente normal y no debe causar ninguna preocupación.

Ten en cuenta que durante la última semana de embarazo, tu flujo blanco probablemente tendrá vetas de moco espeso e incluso sangre. Esto se debe a la salida del tapón mucoso, una “bola” de moco que ha estado sellando la abertura cervical. Es una señal de que tu cuerpo se está preparando para el parto. Si experimentas una sensación de estallido, seguida de una enorme cantidad de líquido que brota de tu vagina, significa que tu fuente se ha roto y que debes ir al hospital inmediatamente.

Flujo vaginal blanco con sangre a inicios del embarazo

Muchas mujeres embarazadas experimentan manchado durante el primer trimestre de embarazo. Suele ser un manchado ligero, de color marrón, distinto del sangrado que vemos en la menstruación. La presencia de manchas o sangrado leve al inicio del embarazo puede ser inofensiva, ya que estamos en presencia de muchas alteraciones hormonales. Pero no debe tomarse a la ligera; en algunos casos podría indicar una señal de riesgo o amenaza para el desarrollo del bebé. (Ver: Flujo vaginal marrón durante el embarazo temprano)

mujer embarazada

Un manchado muy escaso, de color rosa o marrón, justo antes de notar el retraso menstrual por embarazo suele deberse a la implantación del óvulo fertilizado en el revestimiento uterino.

Flujo vaginal blanco a inicios del embarazo: otras causas

Seguramente has escuchado o leído que el embarazo es una etapa en la que somos más propensas a desarrollar infecciones vaginales. Esto es totalmente cierto, ya que los cambios hormonales y el debilitamiento del sistema inmune pueden favorecer la proliferación de organismos patógenos. Por esto es importante que ante la presencia de un flujo blanco muy abundante, oloroso, grumoso, turbio, o que se acompañe de picor, ardor, irritación y dolor, acudas al médico para verificar que no estés padeciendo la infección vaginal por hongos, la vaginosis bacteriana o alguna enfermedad de transmisión sexual.

Otras lectoras han consultado: Flujo vaginal claro durante el embarazo: lo que una mujer embarazada debe saber;   Flujo vaginal de color rosa durante el embarazo;   Flujo vaginal verde durante el embarazo;   Flujo vaginal después de la ovulación: ¿es un signo de embarazo?;   El flujo vaginal a principios del embarazo: 4 tipos principales de secreciones patológicas

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD