Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Dolor similar al dolor menstrual durante el embarazo

Teniendo en cuenta que el período menstrual se detiene durante el embarazo, muchas mujeres embarazadas se preguntan por qué sienten un dolor similar al dolor menstrual durante esa etapa. Este síntoma puede ser una señal normal del avance de tu embarazo, pero en algunos casos puede indicar que algo no anda bien. Por eso es importante estar bien informada, aprender a escuchar las señales que envía tu cuerpo y consultar al médico antes de sacar conclusiones apresuradas.

PUBLICIDAD

Dolor pélvico similar al dolor menstrual durante el embarazo: ¿cuándo y por qué ocurre?

Una mujer puede experimentar dolor pélvico en el embarazo debido a los procesos y cambios normales que están teniendo lugar; después de todo hay una vida formándose en su interior. Sin embargo, la presencia de un dolor similar al dolor menstrual también podría estar relacionado con algunas complicaciones del embarazo, sobre todo cuando se presenta en compañía de otros síntomas anormales.

A continuación te dejamos con un resumen de las principales causas a considerar:

PUBLICIDAD

La implantación del óvulo

Podría decirse que esta es la primera causa de dolor similar al dolor del período durante el embarazo, con la peculiaridad de que en ese momento la mayoría de las mujeres todavía no saben que están embarazadas. El embarazo se produce cuando un óvulo maduro es fecundado por el espermatozoide durante la fase fértil de ciclo. A continuación, este óvulo viaja hacia el útero y comienza a implantarse en su revestimiento. Dicho proceso de implantación puede provocar síntomas sutiles, por ejemplo un ligero sangrado vaginal, conocido como sangrado de implantación, y un dolor en forma de calambres, muy parecido al dolor menstrual. (Dolor de implantación: lo que hay detrás de este signo)

Retraso en el período menstrual

Comúnmente, las mujeres sienten dolor pélvico en la primera fase de la gestación, casi siempre en torno a la fecha menstrual habitual. El dolor es similar a los calambres del período, pero nunca se llega a producir el sangrado. Muchas mujeres no vinculan este síntoma con el embarazo, hasta que comienzan a notar un retraso significativo. Además del dolor se puede experimentar aumento del cansancio, flujo vaginal marrón, sensibilidad en los senos, malestar estomacal, etc.

El crecimiento del útero

El útero es un órgano relativamente pequeño, que debe crecer y estirarse durante un corto período de tiempo para albergar al feto en desarrollo. Este crecimiento puede ser bastante doloroso y molesto, ya que el útero comienza a ejercer presión sobre otros órganos. Se trata de un dolor completamente normal y no indica que haya problemas con el embarazo. Puede producirse durante toda la gestación, pero es más frecuente durante el primer y tercer trimestre. Es un dolor muy similar al dolor menstrual, que se siente en la parte baja del abdomen y que se irradia hasta las ingles.

El dolor en el ligamento redondo

El dolor en el ligamento redondo es producido por los músculos que se encuentran debajo del útero, los cuales deben crecer para proporcionar soporte al bebé. Estos ligamentos necesitan estirarse y engrosarse para apoyar un peso cada vez mayor, sobre todo a partir del segundo trimestre de embarazo (en algunos casos puede producirse desde el principio). Se describe como un dolor variable muy parecido al dolor menstrual; a veces es corto, intermitente y punzante, otras es sordo y continuo.

El malestar intestinal por gases, estreñimiento

A medida que avanza el embarazo, el útero crece cada vez más y ejerce mucho peso sobre los intestinos. Esto puede producir un dolor sordo en la región abdominal, a lo que se suman las molestias causadas por el aumento de los gases y del estreñimiento.

Las contracciones de Braxton Hicks

A partir del quinto mes de embarazo es probable que el dolor de bajo vientre se deba a contracciones leves y poco frecuentes, conocidas como contracciones de Braxton Hicks. En ocasiones estas contracciones causan confusión y son interpretadas erróneamente como contracciones del parto, sobre todo en las madres primerizas. Para diferenciar las contracciones de Braxton Hicks de las contracciones del parto debemos tener en cuenta que las primeras son irregulares, de naturaleza trivial y no aumentan en fuerza o intensidad con el tiempo, mientras que las segundas vienen en intervalos específicos de tiempo, aumentando en cantidad y severidad.

El embarazo ectópico

Esta es una causa grave del dolor similar al dolor menstrual durante el embarazo. El embarazo ectópico ocurre cuando un óvulo fecundado comienza a desarrollarse en la trompa de Falopio o el ovario, en lugar del útero. Esta condición es peligrosa y debe ser atendida de inmediato. Los principales síntomas son calambres fuertes en un lado del bajo vientre, dolor en la espalda, fiebre, sangrado vaginal anormal, desmayos, vómitos. Suelen aparecer en torno a las sexta semana después de la fecundación.

El aborto involuntario

El aborto involuntario generalmente está acompañado de calambres similares a los cólicos menstruales, que pueden variar de leves a graves, y por la hemorragia vaginal inesperada. La intensidad del dolor pélvico dependerá del tiempo de embarazo que se tenga; mientras mayor sea el tiempo de embarazo, más intensos serán los calambres. La presencia de estos síntomas en las primeras 20 semanas de gestación requiere la atención médica inmediata. (¿Cómo saber si tuviste un aborto involuntario?)

El desprendimiento de la placenta

El desprendimiento de placenta es una complicación del embarazo en la que la placenta se desprende del útero antes del nacimiento. Los síntomas más notorios en este caso son el dolor repentino y severo en el abdomen debajo de las costillas, una hemorragia vaginal que puede ser leve o intensa, malestar, mareos. Es muy importante acudir a una consulta de emergencia de forma inmediata, ya que tanto la vida de la madre como la del bebé pueden estar en peligro.

El parto prematuro antes de la semana 37

La presencia de determinados factores puede hacer que el embarazo no llegue a término y se produzca el parto prematuro del bebé. En esos casos la madre puede experimentar presión en la pelvis, contracciones regulares o dolor similar a los dolores menstruales, dolor en la espalda baja, flujo vaginal abundante con rastros de sangre, sangrado vaginal, entre otros síntomas inusuales. Esta situación debe ser evaluada por un médico lo antes posible.

Cuándo debes preocuparte por un dolor similar al dolor menstrual en el embarazo

Las señales de alarma que no deben ser ignoradas:

  • Más de 6 contracciones en 1 hora: tal número de contracciones en 1 hora podría ser una señal de trabajo de parto.
  • Aturdimiento, mareo o sangrado: si estos problemas se acompañan de calambres similares al dolor menstrual, pueden indicar un embarazo ectópico en las primeras semanas de embarazo.
  • Calambres persistentes: los calambres persistentes pueden aumentar el riesgo de tener un parto prematuro, en especial si es un embarazo múltiple o se tiene un historial de trabajo de parto prematuro o embarazo ectópico.
  • Dolor intenso en el abdomen o en la espalda: un dolor abdominal o lumbar muy intenso, junto con náuseas, vómitos y fiebre, pueden ser síntomas de diferentes complicaciones, no solo del embarazo, sino de salud en general (apendicitis, cálculos renales, enfermedad de la vesícula).

El dolor en el bajo vientre no debe ser un motivo de preocupación si:

  • Aparece después de la relación sexual: el dolor momentáneo que aparece después del coito es un síntoma común en el embarazo, especialmente si se mantienen relaciones sexuales sin condón; se ha comprobado que el semen contiene prostaglandinas que actúan como estimulantes sobre el útero. Durante el embarazo no se recomienda tener relaciones sexuales sin protección.
  • Aparece durante un movimiento intestinal o la expulsión de gases: en este caso hay más probabilidades de que el dolor esté relacionado con un problema gastrointestinal que con el útero.
  • Aparece cuando adoptas diferentes posiciones: el dolor que estás experimentando está asociado a la distensión del útero y sus ligamentos de apoyo.

Cómo aliviar y prevenir el dolor del bajo vientre durante el embarazo

  • El primer paso debe ser sentarte, relajarte y levantar los pies. Si es posible, coloca un paño tibio sobre el abdomen para lograr un efecto calmante.
  • Tomar un baño caliente puede aliviar los dolores y demás molestias físicas durante el embarazo.
  • Cambiar de posición también es muy útil. Acostarte sobre el lado opuesto, caminar y estirarte puede ayudar.
  • Ir al baño con regularidad es importante, ya que tener la vejiga o el intestino lleno puede causar calambres uterinos.
  • Tomar un analgésico recomendado y aprobado por tu médico.
  • Beber mucha agua y comer frutas / verduras frescas te ayudará a evitar las molestias por estreñimiento; evita los alimentos almidonados.
  • Tomar respiraciones profundas, meditar o practicar yoga para embarazadas puede aliviar la tensión y los dolores corporales.

Nota: Si presentas síntomas anormales o no te sientes bien durante tu embarazo, no dudes en acudir al médico.

PUBLICIDAD

Descarga GRATIS

LIBRO "FLUJO VAGINAL. LA SOLUCIÓN"

  • Disminuye tu flujo vaginal excesivo.
  • Limpia tu vagina de forma natural.
  • Aumenta tus sensaciones durante el sexo.
  • Elimina cualquier olor desagradable en tu vagina.
  • Ahorra dinero y tiempo al no tener que comprar protectores diarios y afines.
  • (Premium) Previene y cura tus infecciones vaginales (candidiasis vaginal, vaginosis bacteriana, etc.).

“…ojalá todo el mundo conociera acerca de tu libro...hay tantas mujeres sin esperanza por ahí. Sé que nunca tendré que pasar por eso otra vez…”.

Carla.

Más comentarios como este en: ¿Hablamos? ¡Ya son más de 2900 consultas respondidas!

Tests auxiliares de auto-diagnóstico (infecciones vaginales):

PUBLICIDAD