Saltar al contenido
FLUJO VAGINAL

Infecciones vaginales. Tipos, síntomas, causas y tratamientos de cada una

“Vaginitis” es el término médico usado para describir diversas condiciones que causan la infección o inflamación de la vagina. La vulvovaginitis es la inflamación tanto de la vagina como la vulva (los genitales externos de la mujer). Estas condiciones pueden ser el resultado de distintos tipos infecciones vaginales; Causadas por organismos tales como bacterias, hongos o virus, así como por irritaciones de productos químicos en cremas, aerosoles, o incluso la ropa que está en contacto con esta área. En algunos casos, la vaginitis es el resultado de organismos que se obtienen de una pareja sexual.

PUBLICIDAD

¿Cuáles son los síntomas de una infección vaginal?

Los síntomas de una infección vaginal pueden variar dependiendo de qué la está causando, y algunas mujeres no tienen síntomas en absoluto. Algunos de los síntomas más comunes de la vaginitis o infección vaginal incluyen:

PUBLICIDAD

image12¿El flujo vaginal es normal?

La vagina de una mujer normalmente produce una descarga que por lo general se describe como transparente o ligeramente nublada, no irritante y libre de olores. Durante el ciclo menstrual normal, la cantidad y consistencia de la descarga pueden variar. En un momento del mes puede haber una pequeña cantidad de una descarga muy delgada o acuosa; y en otro momento, puede aparecer una secreción más extensa y gruesa. Todas estas descripciones se podrían considerar normales. Ver; Más sobre el flujo vaginal en la ovulación.

Un flujo vaginal que tiene olor o que irrita por lo general se considera una descarga anormal. La irritación puede ser picazón o ardor, o ambos. La picazón puede estar presente en cualquier momento del día, pero a menudo es más molesta por la noche. Estos síntomas a menudo empeoran con el acto sexual. Es importante consultar a un  médico si se ha producido un cambio en la cantidad, el color o el olor del flujo.

¿Cuáles son los tipos más comunes de infecciones vaginales?

Los seis tipos más comunes de infecciones vaginales son:

  • Infecciones por candida u “hongos”.
  • Vaginosis bacteriana.
  • Tricomoniasis.
  • Vaginitis por Chlamydia.
  • Vaginitis viral.
  • Vaginitis no infecciosa.

Aunque cada una de estas infecciones vaginales puede tener diferentes síntomas, no siempre es fácil para una mujer averiguar qué tipo tiene. De hecho, incluso el diagnóstico puede ser difícil para un médico experimentado. Parte del problema es que a veces más de un tipo de infección puede estar presente al mismo tiempo, o que una infección está presente incluso sin provocar ningún síntoma. Ver además; Diagnóstico de una infección vaginal.

Para ayudarte a entender mejor estas seis causas principales de las infecciones vaginales, veamos brevemente algunas características de cada una y la forma en que son tratadas.

¿Qué es la candidiasis o infección por “hongos” en la vagina?

Las infecciones por hongos en la vagina son en lo que la mayoría de las mujeres piensan cuando escuchan el término “vaginitis.” Las infecciones vaginales por levaduras son causadas por una de las muchas especies de hongos, llamada Candida. La Cándida normalmente vive en pequeñas cantidades en la vagina, así como en el tracto digestivo y la boca, de los hombres y las mujeres.

Las infecciones por hongos pueden producir un flujo vaginal espeso, blanco y con la consistencia de queso cottage, aunque la secreción vaginal no siempre tienes que estar presente. Estas infecciones suelen causar picor y enrojecimiento en la vagina y la vulva.

¿Las infecciones vaginales por hongos se propagan a través del sexo? Normalmente no se transmiten a través de las relaciones sexuales y por tanto no se consideran una enfermedad de transmisión sexual.

¿Qué aumenta el riesgo de infecciones vaginales por hongos? Algunos factores aumentan el riesgo de contraer una infección por hongos, incluyendo:

¿Cómo se tratan las infecciones vaginales por hongos? Las infecciones por hongos a menudo son tratadas con un medicamento que debe colocarse en la vagina. Este medicamento puede ser en forma de crema o supositorio, muchos son de venta libre. El medicamento en forma de píldora que se toma por vía oral también está disponible con receta médica. Ver; Los 4 medicamentos antimicóticos que tu médico puede usar para tratar la Candidiasis.

¿Qué debo hacer para prevenir las infecciones vaginales por hongos? Para prevenir las infecciones por hongos, debes:

image15¿Qué es la vaginosis bacteriana?

Aunque “hongos” es la palabra que la mayoría de las mujeres se imaginan cuando piensan en las infecciones vaginales, la vaginosis bacteriana (VB) es el tipo más común de infección vaginal en las mujeres en edad reproductiva. La VB es causada por el crecimiento de una combinación de varias bacterias. Estas bacterias parecen crecer más o menos de la misma manera que la Candida cuando el equilibrio vaginal se rompe. La razón exacta de este crecimiento excesivo no se conoce.

¿Se transmite la vaginosis bacteriana a través del sexo? La vaginosis bacteriana no se transmite a través de las relaciones sexuales, pero es más común en las mujeres que son sexualmente activas. Tampoco es un problema de salud grave, pero puede aumentar el riesgo de desarrollar otras enfermedades de transmisión sexual de la mujer y puede aumentar el riesgo de enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) después de procedimientos quirúrgicos tales como el aborto y la histerectomía. Algunos estudios han mostrado un aumento del riesgo de parto prematuro y de nacimientos prematuros en las mujeres que tienen esta infección durante el embarazo. Sin embargo, las investigaciones más recientes no apoyan esta relación. Ver; ¿La vaginosis bacteriana puede ser una enfermedad de transmisión sexual?

¿Cuáles son los síntomas de la vaginosis bacteriana? Hasta el 50% de las mujeres que tienen vaginosis bacteriana no tienen ningún síntoma. La mayoría de las mujeres se enteran que tienen la infección durante su examen ginecológico anual. Pero si aparecen síntomas, éstos pueden incluir:

¿Cómo se diagnostica la vaginosis bacteriana? Tu médico puede decirte si tienes vaginosis bacteriana. Él o ella te examinará y tomará una muestra de tu flujo vaginal para observarlo bajo un microscopio. Ver; Test auxiliar para el diagnóstico de la vaginosis bacteriana.

¿Cuál es el tratamiento para la vaginosis bacteriana? La vaginosis bacteriana puede ser tratada con los medicamentos prescritos por el médico, tales el  metronidazol (Flagyl) y la clindamicina (Cleocin). Estos medicamentos pueden tomarse como píldora o utilizarse en forma de crema vaginal o gel. Ver; Medicamentos orales y vaginales para la vaginosis bacteriana.

¿Debería ser tratada para la vaginosis bacteriana si estoy embarazada? Quizás, sin embargo, algunos medicamentos para la vaginosis bacteriana no deben tomarse durante los tres primeros meses de embarazo. Dile a tu médico si estás embarazada o si piensas que podrías estarlo. Ver; La vaginosis bacteriana durante el embarazo.

¿Cómo puedo protegerme de la vaginosis bacteriana? No existe un procedimiento exacto para prevenir la vaginosis bacteriana, pero sí se sabe que los productos de higiene femeninos, como duchas y desodorantes no curan esta infección, sino que pueden incluso empeorarla. Ver; Prevención de la vaginosis bacteriana.

¿Qué infecciones vaginales se contagian a través del sexo?

Existen varias infecciones vaginales que se transmiten a través del contacto sexual. La tricomoniasis, causada por un diminuto organismo unicelular que infecta la vagina, puede causar una secreción espumosa, de color amarillo verdoso. A menudo esta descarga tendrá un olor nauseabundo. Las mujeres con vaginitis por tricomonas pueden quejarse de picor, dolor de la vagina y la vulva, así como de ardor al orinar. Además, puede haber molestias en el abdomen y dolor durante la relación sexual vaginal inferior. Estos síntomas pueden ser peores después del período menstrual. Muchas mujeres, sin embargo, no desarrollan ningún síntoma. Ver; Vaginosis bacteriana vs. Tricomoniasis.

La clamidia es otra forma de vaginitis por transmisión sexual. Desafortunadamente, la mayoría de las mujeres con infección por clamidia no tienen síntomas, lo que dificulta el diagnóstico. Un flujo vaginal a veces está presente (ver; El flujo de la clamidia: 3 rasgos característicos y los síntomas que lo acompañan), pero no siempre. La mayoría de las veces, una mujer puede experimentar sangrado ligero, especialmente después de la relación y puede tener dolor en la parte baja del abdomen y la pelvis. Ver; Clamidia: lo que debes saber sobre esta enfermedad.

La vaginitis por clamidia es más común en mujeres jóvenes (18-35 años) que tienen múltiples parejas sexuales. Si te ajustas a esta descripción, debes solicitar la detección de la clamidia durante tu chequeo anual. Si no se trata, la clamidia puede causar daños en los órganos reproductivos de la mujer, y puede hacer que sea difícil quedar embarazada.

Varios virus de transmisión sexual causan vaginitis, incluyendo el virus del herpes simple y el virus del papiloma humano (VPH). El principal síntoma de herpes es el dolor asociado con lesiones o “llagas”. Estas llagas suelen ser visibles en la vulva o la vagina, pero ocasionalmente son profundas dentro de la vagina y sólo se pueden ver durante un examen ginecológico. El VPH, a veces conocido como verrugas genitales, puede causar verrugas que crecen en la vagina, el recto, la vulva o la ingle. Estas verrugas, cuando son visibles, por lo general son de color blanco a gris, pero pueden ser de color rosa o púrpura. Cuando las verrugas no son visibles, una prueba de Papanicolaou o una prueba más especializada de VPH puede ser la única manera de detectar el virus.

¿Qué es la vaginitis no infecciosa?

De vez en cuando, una mujer puede tener picazón, ardor, e incluso un flujo vaginal sin tener una infección. La causa más común es una reacción alérgica o irritación de aerosoles o duchas vaginales, o productos espermicidas. La piel alrededor de la vagina también puede ser sensible a los jabones perfumados, detergentes y suavizantes de tejidos.

Otra forma no infecciosa de vaginitis  o infección vaginal es el resultado de una disminución de las hormonas a causa de la menopausia o una cirugía que haya eliminado los ovarios. De esta forma, la vagina se vuelve más seca. Esto se conoce como vaginitis atrófica. La mujer puede notar dolor, sobre todo durante las relaciones sexuales, así como picazón y ardor vaginal.

¿Cómo se tratan las infecciones vaginales?

La clave para un tratamiento adecuado de las infecciones vaginales es el diagnóstico correcto. Esto no siempre es fácil, ya que pueden existir los mismos síntomas en diferentes tipos de infecciones vaginales. Tú puedes ayudar en gran medida a tu médico si prestas atención a qué síntomas tienes exactamente y cuándo se producen, junto con una descripción del color, la consistencia, la cantidad, y el olor de cualquier secreción anormal. No te duches antes de tu visita al consultorio o la clínica; esto hará que las pruebas precisas sean difíciles o imposibles. Algunos médicos piden que te abstengas de tener relaciones sexuales durante 24 horas antes de su cita.

Debido a que los diferentes tipos de vaginitis tienen diferentes causas, el tratamiento debe ser específico para el tipo de vaginitis que se presenta. Lo mejor es consultar a tu médico antes de tratarte a tí misma con medicamentos de venta libre.

La vaginitis “no infecciosa” es tratada mediante el cambio de la causa probable. Si has cambiado de jabón o detergente para la ropa recientemente o has agregado un suavizante de telas, es posible que debas considerar la suspensión del nuevo producto para ver si los síntomas mejoran. La misma instrucción se aplicaría a un nuevo aerosol vaginal, ducha, toalla sanitaria o tampón. Si la vaginitis es debido a cambios hormonales, el estrógeno puede ser prescrito para ayudar a reducir los síntomas. Ver; Consejos vitales sobre cómo aliviar la picazón vaginal.

¿Cómo puedo prevenir las infecciones vaginales?

Hay ciertas cosas que puedes hacer para disminuir la probabilidad de contraer infecciones vaginales. Si sufres de infecciones por hongos, por lo general es útil evitar las prendas que mantienen el calor y la humedad. El uso de ropa interior de nylon, pantimedias sin un panel de algodón y jeans ajustados pueden causar infecciones por hongos. La buena higiene también es importante. Además, los médicos han descubierto que si una mujer toma yogur que contiene cultivos activos  se puede obtener un menor número de infecciones.

Debido a que pueden causar irritación vaginal, la mayoría de los médicos no recomiendan los aerosoles vaginales o jabones perfumados para la limpieza de esta área. Del mismo modo, las duchas vaginales pueden causar irritación o, más importante aún, pueden ocultar una infección vaginal. Las duchas vaginales también eliminan las bacterias saludables que ayudan a mantener limpia la vagina. La eliminación de estas bacterias puede causar o empeorar la vaginitis.

Las prácticas sexuales seguras pueden ayudar a prevenir el paso de las enfermedades entre la pareja. El uso de condones es especialmente importante. Si se está acercando a la menopausia, has eliminado tus ovarios o tienes bajos niveles de estrógeno, habla con tu médico sobre el uso de estrógenos en forma de pastillas, cremas o anillos vaginales para mantener la vagina lubricada y saludable. Ver; Una introducción a los lubricantes vaginales.

Los buenos hábitos de salud son importantes. Hazte un examen ginecológico completo, incluyendo una citología vaginal cada año, a menos que sea contraindicado por tu médico. Si tienes múltiples parejas sexuales, debes solicitar la detección de enfermedades de transmisión sexual.

¿Cuándo debo llamar a mi médico acerca de una infección vaginal?

Debes llamar a tu médico en cualquier momento si:

• Tu descarga vaginal cambia de color, se hace más pesada o huele diferente.
• Notas picazón, ardor, hinchazón o dolor alrededor de la vagina.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD